No es novedad que millones de regalías se malversen en Catamarca

En la búsqueda de pruebas dentro de la causa sobre la presunta malversación que se hace de varios millones de pesos provenientes de las regalías mineras, tanto la prensa oficialista como el propio Tribunal de Cuentas están revelando primicias obvias. Las gestiones del FCS birlaron varios millones de pesos de regalías.

Como por ejemplo las correspondientes notas publicadas en los dos diarios de papel, donde se presenta como un hallazgo extraordinario los resultados de un trabajo de auditoria del Tribunal de Cuentas de la provincia sobre el destino irregular que tuvieron varios millones de las regalías, y que debieran tener una finalidad especifica.

Como a esos millones, según el TC, y lo repiten los dos diarios de papel, tuvieron un destino distinto al establecido en la ley correspondiente, es decir que se usaron para gastos corrientes o no se rindieron puntillosamente, los intendentes justicialistas los malversaron.

Los redactores de las notas se habrían ahorrado un tiempo enorme, y sus editores y directores habrían logrado tapas mejores esos días, con solo leer las notas publicadas por ellos mismos los primeros meses de la primera gestión de Eduardo Brizuela del Moral.

Durante esos días y semanas tórridas del verano del 2004, en ambos diarios, aunque en Catamarcactual unos días antes, se informó ampliamente el faltante de varios millones de pesos de la cuenta donde depositó el gobernador Oscar Castillo los primeros ingresos por regalías.

Nunca hubo precisión del faltante, se habló insistentemente de un numero oscilante entre los 80 y los 100 millones; el propio Eduardo Brizuela del Moral lo reconoció en publico, aunque para justificar a su antecesor declaró que se usaron para "pagar sueldos", "para mantener la paz social".

Como se ve, los antecedentes de mal uso de varios millones provenientes de regalías mineras hay que buscarlos en archivos apolíticos, eso si, para eso hay que despojarse de todo corazoncito y tomarse tiempo y trabajo.

Comentá la nota