El Top Ten de N&P

1) Fernando Aguerre (Rata que aclara)

2) Fernando Giangreco (Con GAP, ni el saludo)

3) Alfredo Algañaraz (Sintió el guadañazo cerca)

4) Federico Maidana (Otro papelón)

5) Julio Hikkilo (Interrogantes de compleja respuesta)

6) Leonardo Grisolia (Ver-gon-zo-so)

7) Rosso & Centurión (Manirrotos)

8) Carlos Katz (¿Unos sí y otros no?)

9) Manuel Regidor (¿El barril de petróleo?)

10) Manuel Fernández Daguerre (¿Para cuándo, Señoría?)

1) Fernando Aguerre (Rata que aclara)

El hombre se vio sorprendido en su tranquila vida californiana por una miríada de llamados y emails provenientes de la Argentina, requiriéndole certeza sobre su candidatura a intendente de MDQ. Aguerre se comunicó con este medio y dijo: “Amo Mar del Plata, pero intendente no, gracias”. Bueno, rectificamos… pero a cuidar los comentarios alegres entre íntimos, que después viene la confusión.

2) Fernando Giangreco (Con GAP, ni el saludo)

Candidato a delegado en Sierra de los Padres en las próximas elecciones, hace pucheritos si se lo vincula a GAP-Perogrullo. Como lo cortés no quita lo valiente, sólo le preguntamos si corría con el caballo del comisario o con matungo propio, y dijo que él, al comisario, sólo lo traga con vaselina, y por foto.

3) Alfredo Algañaraz (Sintió el guadañazo cerca)

Taxista, 29 años, casado y padre de un hijo de cinco años, fue abordado por criminales que pretendían hacerse de su caja. Como había poca moneda, intentaron degollarlo con un vidrio filoso. En la guardia del HIGA le salvaron la vida. Eso que se llama suerte, y es lo que separa aparecer en esta sección de ilustrar las necrológicas.

4) Federico Maidana (Otro papelón)

Aduce no entender los motivos por los que el piso flotante del Polideportivo está en pésimas condiciones. Hombre corto de memoria, se ve que se le ha pasado por alto que a la carpeta la cosieron a agujeros los muchachos del tenis. Terapia de shock urgente se necesita en el EMDER.

5) Julio Hikkilo (Interrogantes de compleja respuesta)

Continúa buscando una explicación de los incumplimientos de la empresa Giorno, propiedad de la familia Balastro. El tema en cuestión es la cesión de un terreno en el puerto a cambio de desarrollar un nuevo centro operativo para la municipalidad en el ámbito de la vieja usina del puerto, que hasta hoy brilla por su ausencia.

6) Leonardo Grisolia (Ver-gon-zo-so)

Gerente de Vittal, empresa de emergencias médicas, ha protagonizado uno de los bochornos públicos más increíbles de esta comunidad: le entregó una plaqueta de reconocimiento a Florencio Aldrey por “haberles permitido ingresar a Mar del Plata”. Nos preguntamos: ¿también tiene derecho de tranquera el coruñés multidepredador?

7) Rosso & Centurión (Manirrotos)

Ex policías, integran el staff de seguridad de GAP-Perogrullo. Que se sepa, no se matan laburando, aunque por lo que cuestan, deberían reportar directamente al servicio secreto de Obama. La cuenta de lo que ya se embolsaron supera los cien mil pesos. Caros, no se sabe si los mejores, porque todavía no los usaron.

8) Carlos Katz (¿Unos sí y otros no?)

El hermano Carlos quiere saber los por qué de las clausuras de algunos boliches sí y otros no en Alem. Carlitos ve cosas oscuras: si pusieran más luminarias, habría menos pichín y cacona en esa zona, y también en los expedientes.

9) Manuel Regidor (¿El barril de petróleo?)

Le tocó anunciar el fracaso del llamado a licitación para renovar la cartelería pública. Otro brulote de Perogrullo, que había dicho hace siete meses que se renovarían siete mil carteles indicativos. Dice Regidor que la cosa hizo agua por el costo del barril de petróleo. Sí, y por el aumento de la uva chinche, y del corte a la garçón. Andá.

10) Manuel Fernández Daguerre (¿Para cuándo, Señoría?)

El 22 de agosto de 2008 se comprometió a iniciar una investigación sobre pagos a jueces para otorgar libertades. La denuncia fue hecha por Ariel “el gitano” Acuña, que dijo haber traído él mismo cincuenta mil pesos para pagar una libertad. Tic, tac, tic, tac… cri, cri, cri. Estamos de seis meses ya, y el regalito no aparece.

Comentá la nota