El Top Ten de N&P

1) Florencio Aldrey Iglesias (Mufeti, nomás)

2) Gustavo Arnaldo Pulti (Agita y otros ejecutan)

3) Gerardo Gómez Muñoz (Mercenario entrado en años)

4) Gerardo Esteban G. Muñoz (Mercenario junior)

5) Oscar Ortiz (Rompió el cerco informativo)

6) Jorge Trovatto (Prendiendo la luz)

7) Fernando Gauna (A poner la caripela)

8) Pablo Vacante (Moqueando en los cafés)

9) Adela Segarra (Fuimos tan progresistas…)

10) Santiago Bonifatti (Otro al que FAI reta)

1) Se metió en el festival de cine, se murió Gogo Safigueroa; se mete en la Davis, no viene Nadal, se le engarfian los dedos del pie a Delpo, les roban los equipos a la televisión española de su hotel. Para completar, a su custodio, Eduardo Váttimo, y al yerno de éste, los cosieron a balazos en la puerta de su vivienda. Una orden de restricción a la derecha, por favor. Vade retro.

2) Es el autor del “efecto mariposa” versión marplatense: él sentencia que alguien le molesta, que debería callarse, que le gustaría enmudecerlo, y siempre habrá un sicario que, tres meses más tarde, se acordará de los deseos del amo. Y ejecutará. Y nunca nada será igual en la vida republicana y democrática.

3) Este correntino adicto a algunos juegos de mesa como “Hundamos al Narwal”, es el famoso papista de esta gestión. Se ve que le anda fallando el verbo, que recurre a los puños y a los cabezazos. Que deje el periodismo y se dedique al patoviquismo, que para eso no hace faltan neuronas. Sólo hay que tener un nenito igualito al papá.

4) Éste es, precisamente, el nenito igualito a papá. Con menos horas de vuelo pirata, pero con grandes dosis de cobardía propia y heredada de papi. Para cachetear al próximo periodista díscolo aconsejamos pasar por un gimnasio a dedicarle algunas horas a los fierros. Decimos, en el caso de que el ataque pretenda ser efectivo, y el daño apreciable. Porque rasguñar de a dos, ni las minas.

5) El dire del diario El Atlántico decidió sacarse el lazo que acogota a los medios de la ciudad, y publicó en tapa en las ediciones del domingo y lunes sobre el afeminado aunque rastrero ataque de los esbirros de FAI y GAP-Perogrullo a nuestro benemérito. Todavía hay gente que es valiente y no bravucona de cabotaje. Este medio y la libertad de expresión, agradecidos.

6) Anunció un procedimiento para empresas en crisis afectadas en su volumen de giro económico por la contracción económica. Aseguró que el sindicato de empleados comerciales puede ser un fuerte articulado entre el Estado y las empresas para evitar despidos. Buena tarea. Es de desear que resulte fecunda y que no sea otro discurso de ocasión.

7) El “Fefe” ya agotó todas sus herramientas discursivas para cubrir al intendente Perogrullo, que habla como un loro barranquero pero resuelve menos que vocal suplente. Dicen que por estas horas Gauna estaría, como una auténtica chica Almodóvar, al borde de un ataque de nervios, por las reuniones incumplidas con la gente de Sierra de Los Padres. Y, bué, el que se acuesta con dicharacheros, amanece frustrado.

8) Está mariconazo, lloricoso, debe ser la edad. Se queja de que lo han defecado en el armado del PJ local, y eso a pesar de todo lo que el hombre del millón se ha esforzado en pos del peronismo vernáculo. Qué increíble que alguien le llame trabajo a haberse dedicado consistentemente a hacerse impúdicamente rico con la política. Una genialidad, hay que reconocerle.

9) La pequeña langosta saltarina de Once Unidos en oportunidad en que Cristina y Néstor vinieron a derramar su simpatía, justificaba entonces su algarabía por la nueva oportunidad que significaba esta instancia política pingüinesca. Se nota que algo cambió para ir de yunta con el gordo Garivoto que, devenido estanciero, armó otra vez el PJ local para él y sólo para él. Será que la chica tiene ganas de seguir saltando, no importa demasiado por quién.

10) El brigantino lo empequeñeció aun más, si es que esto fuera anatómicamente posible. Lo cagó a pedos por inútil con la sutileza que caracteriza al coruñés multidepredador, por no defender como corresponde (a los intereses galaicos, claro) el tapial con el que ha sido cercada la playa del Gran Hotel Provincial. A este ritmo, en cualquier momento lo vemos a Santi bandeja en mano y repasador en antebrazo.

Comentá la nota