El Top Ten de N&P

1) Gustavo y Florencio (Perogrullo & brigantino en derrota)

2) Jesús Porrúa (Prometiendo el brigantino & el moro)

3) Jerónimo Mariani (¿Cuidado con qué?)

4) Abel Jorge Magnani (Tapado)

5) Jorge y César Trujillo (A la hora señalada)

6) María del Carmen Viñas (¿Y los derechos humanos?)

7) Fernando Román González (Qué momento)

8) Jorge Cicolella (Intocable)

9) Marcelo Fernández (Movete, chiquito, movete)

10) José María Lopetegui (Hace lo que corresponde)

1) La votación de la ordenanza que reglamenta el uso de suelo para grandes superficies comerciales ha significado una derrota de proporciones para el intendente GAP y su padre putativo FAI. Semana de títulos en contra, aprietes a concejales, etc., de nada sirvieron. Quedó roto el círculo de extorsión que marcara la cosa pública desde aquella ordenanza que imponía una gabela a los teatros y que llevó a hincarse de rodillas a los políticos de la época, allá por 1987.

2) El senador milita a full para el brigantino multidepredador. Conversó con ediles a los que prometió, a cambio de votar la ordenanza GAP-FAI, que conseguiría un océano de leche y miel para los que se inclinaran ante el poder del coruñés y su hijo de la vida, nuestro intendente. Pero no salió bien. A llorar a Wal-Mart.

3) El arquitecto del rey está de reformas en el Gran Hotel Provincial. Se luce en regalona nota publicada en La Nación, que dice: "La consigna -cuenta- es intervenir en el edificio sin que se note esa intervención". Bueno, vaya con la sutileza: están tapando murales increíbles, removiendo revestimientos de asbesto y todo sin protección o cuidado alguno. Ni por el arte ni por la vida de los trabajadores en el lugar.

4) El articidio que ejecuta el brigantino FAI y su equipo de recicladores en el GHP con sus murales es propia de analfabetos y mediocres que no respetan el acervo cultural porque no lo entienden. El único arte que respetan es el que sale de la maquinita de sumar. Ya habrá otros muros para colorear y gente que los admire.

5) La tropa de choque está para ir a juicio por apropiarse de la plata para las viviendas que debían construir en Miramar. La protección que les prometió el multi no alcanza para evitar lo inexorable. Deben rendir cuentas. Además, se les vienen las elecciones, y ya se sabe que procesado no concursa.

6) Años atrás rogaba que en la ciudad la derecha no llegara al poder. La derecha, a su entender, era la que hoy le paga el sueldo. Como funcionaria, una decepción: no hace nada útil, se refugia en el horario como si fuera municipal de planta, y usa los recursos públicos para su propia satisfacción. ¿Será hora de que se vaya? Eso sí que sería derecho y humano. Que deje de vivir del presupuesto que no honra con su trabajo.

7) El presidente del Colegio de Abogados se encuentra en un intríngulis complejo. Ha sido requerido por abogados del Tomo I y II para que defina la posición de la institución que titulariza en la causa que tiene por encartado, entre otros, al abogado Eduardo Cincotta. ¿La razón? El juez Castellanos acusa a Cincotta por razones ideológicas, sin prueba alguna de delito de lesa humanidad. Su decisión puede marcar el rumbo del Colegio para los próximos años.

8) El vecinalista de Alto Camet luce intocable. Debe tener protección, ya que colecciona denuncias penales en su contra, usa la sede de la sociedad de fomento de bailanta y, ni aun clausurada por Inspección General, se le mueve medio músculo. Un guapo con banca. Y van…

9) Vecinalista y titular de Asuntos de la Comunidad, representa la idea del zorro que cuida el gallinero, aunque dicen que éste es zorro inocuo. Tan inocuo que no mueve un dedo con el tema Cicollella, y el que va a terminar con patada en el opertusen es él. ¿Otra honra arrojada a los puercos?

10) Es una sorpresa, hace bien su trabajo, lo hemos dicho. No está bien lo que hacen algunos concejales que buscan cascotearlo. Lo que está bien, está bien, che. Y en la disputa con Fernando Caamaño, otro que se fue, la balanza de los acontecimientos se inclinaba claramente a favor del imprentero funcionario.

Comentá la nota