Notas adulteradas: En Derecho hay un antes y un después

Así lo concibió el vicedecano de esa unidad académica de la UNT, Miguel Marcotulio, en razón de las medidas que se tomaron para devolver la confiabilidad a la facultad. Descartan la posibilidad que existan graduados con notas falsas, ya que "la mayoría de las anomalías detectadas corresponden a alumnos de 1 y 2 año.
Como ocurre en todas aquellas cuestiones conflictivas, más allá de la resonancia pública y la importancia institucional las mismas tengan, el paso del tiempo saca de la agenda momentánea los hechos, aunque sus consecuencias hagan presagiar situaciones lamentables.

Cuando en febrero de 2007, el decanato de la facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán a cargo de José Luis Vázquez y Miguel Marcotulio, como decano y vicedecano respectivamente, detectó a prima facie serias irregularidades con algunas notas de exámenes que habrían sido modificadas, estalló un gran escándalo que se mantuvo en el ámbito popular por varios meses.

Las denuncias, las auditorías, la intervención de la Justicia Federal, las suspensiones y demás medidas que se tomaron, le dieron forma a esta instancia de irregularidad, que hoy camina en planos de las definiciones.

De todos modos, después de esta situación, "hay un antes y un después en la Facultad de Derecho", dijo el vicedecano Marcotulio en diálogo con EL SIGLO, por entender que los cambios y las correcciones practicadas le devuelve la confiabilidad plena a esa unidad académica de la UNT. "Durante 2007 y 2008 nos ocupamos de regularizar el Departamento Alumnos que es un lugar neurálgico de la nuestra facultad", aseguró.

Muchos datos

En la actualidad el Departamento Alumnos de la Facultad de Derecho de la UNT maneja los registros y la actividad académica de 15 mil alumnos, un importante número de estudiantes, de los cuales 3.500 ingresaron en 2009, y más de 12 mil se reinscribieron en 2008.

Es dable reconocer que un total de 100 alumnos se encuentran suspendidos de la actividad académica por una medida cautelar que presentó la UNT en la Justicia, por encontrarse involucrados, según la auditoría practicada, en las modificaciones de las notas de exámenes. "Lo hicimos con el apoyo jurídico de rigor, hasta tanto el sumario concluya en su totalidad. En este lapso de tiempo, los estudiantes involucrados no pidieron ni pueden cursar, ni rendir exámenes, ni pedir paso a otras universidades. Sabemos que existen amparos presentados por los alumnos, aunque la Justicia Federal, que actúa en esta circunstancia, ratificó la suspensión mientras existan secuelas de la investigación", aclaró el vicedecano.

Circuito doloso

Se conoció que en el sumario administrativo, que estuvo a cargo de Ricardo Bascari, se detectaron alumnos con una, dos, tres, cuatro y hasta cinco materias con notas modificadas.

"Cortamos justo el circuito doloso que se encontraba en tránsito, comprobándose que el pico de las irregularidades se localizó en 2004. Nosotros asumimos en 2006 y en febrero de 2007 presentamos la denuncia. De igual forma, cuando nos hicimos cargo ya teníamos datos anónimos de la situación imperante en tal sentido", añadió Marcotulio, para admitir que "estamos seguros de que no existen graduados con expedientes con notas falsas, en razón de que las irregularidades arrancaron en 2004 y la mayoría de los casos detectados corresponden a alumnos de primero y segundo año de cursado". El vicedecano confió en que este tipo de irregularidades no se vuelvan a repetir. "Tenemos informatizado todo el Departamento Alumnos con sus respectivos códigos y claves de seguridad, de modo que las maniobras irregulares que se cometieron dejaron huellas digitales que mostraron quienes las realizaron y a quienes beneficiaron", espetó.

Hermetismo

En todo este proceso hubo hermetismo en torno a los involucrados. "No se dieron nombres, no sólo por secreto judicial, sino porque además en muchos caso se trataba de personas menores de edad", advirtió.

Durante el trabajo investigativo que se llevó adelante se recibieron declaraciones de empleados, de estudiantes y de profesores, cuyas notas fueron fraguadas o rectificadas. Como parte de las medidas adoptadas por las autoridades de la facultad, se produjo el cambio de once empleados del Departamento Alumnos, siendo reemplazados por personal proveniente de otros sectores.

Dijo Marcotulio "en lo que respecta al jefe de la sección, Francisco Agüero, uno de los más comprometidos en todo el trabajo de auditoría e investigativo, estuvo por un tiempo sin funciones ya que se dispuso que no concurriera a prestar servicio. Esta determinación se encuentra contemplada en la Ley de Procedimientos Administrativos de la Nación, norma por la cual se rige la UNT, como cualquier organismo nacional en situaciones similares".

En medio de tamañas anomalías detectadas el hecho de que en la UNT no existe un Código de Disciplina o de Ética y faltas para docentes y alumnos, motiva a que se deba recurrir al Estatuto de la casa de altos estudios, en el cual se establece que la falta que se cometa, deberá ser subsanada por la autoridad universitaria, lo que hace que esta cuestión particular sea de final abierto, en el ámbito administrativo, más allá de las determinaciones que vaya adoptando la Justicia Federal, a partir de los requerimientos del fiscal Carlos Brito y del juez Federal número 2, Mario Agustín Racedo.

Comentá la nota