La CGT respaldó a Moyano para movilizar el 22 de febrero

La CGT respaldó a Moyano para movilizar el 22 de febrero
Sindical | 01/02/2018

El consejo directivo de la CGT convocó a sus gremios confederados a la movilización de protesta que el 22 de febrero realizará la Federación de Choferes de Camiones, probablemente en la Avenida 9 de Julio, en rechazo de las políticas oficiales y en defensa de las condiciones laborales, los salarios y el poder adquisitivo y los convenios colectivos, informó ayer el triunviro de la central obrera Juan Carlos Schmid.

Aunque los sectores de "gordos" (grandes gremios de servicios) e "independientes" (Uocra, Upcn y Obras Sanitarias) no concurrieron al encuentro de tres horas y media del consejo directivo, realizado en la sede de Azopardo al 800, Schmid indicó que participaron 27 de los 35 integrantes de la conducción nacional.

Pablo Moyano, secretario gremial de la central obrera y adjunto del gremio camionero, aseveró hoy respecto de esa marcha -cuyo lugar de realización y horario serán determinados por un Comité de Organización de la protesta- que será "la movilización más importante de la historia" del sindicato que lidera su padre Hugo, y que participarán ambas Centrales de los Trabajadores Argentinos (CTA y CTAA) y varios movimientos sociales, además de las organizaciones confederadas en la central obrera.

"El consejo directivo analizó la situación socio-económica del país y aprobó la Declaración de Mar del Plata 'Quien quiera oír que oiga' de mediados de este mes. En especial, rechazó el intento de deslegitimación de la voz y el rol de los gremios en la sociedad que procura el Gobierno y repudió los masivos despidos en el sector estatal", dijo Schmid.

Los grandes gremios de servicios y los llamados "independientes" no participaron en el encuentro de consejo directivo, como tampoco lo hizo el triunviro Héctor Daer por estar de vacaciones y a partir de "la existencia de matices" internos, según señaló Schmid en la posterior conferencia de prensa ofrecida junto con el garagista Carlos Acuña y la dirigente de los médicos de Santa Fe (AMRA), Sandra Maiorano.

Schmid, también titular de los gremios del transporte (CATT) y de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra), afirmó que existe "gran preocupación" en la CGT ante lo que calificó como "una situación socio-económica muy similar a la de enero de 2016, cuando se sucedían en el país los despidos en el Estado y también en el sector privado, caía el consumo y el poder adquisitivo, no había inversiones ante la ausencia de tracción de la economía y no se acertaba a detener el proceso inflacionario".

"La CGT se solidariza y respalda la lucha de los trabajadores de Río Turbio, una mina paralizada desde hace dos años cuyos trabajadores ahora sufren despidos. En toda la Patagonia, una de las regiones más despobladas del país, ocurre otro tanto, en especial en el área de la energía. Hay ya allí casi 30 mil empleos menos, lo que significa ni más ni menos que un éxodo organizado. No existen las políticas activas prometidas", puntualizó.

Schmid rechazó hoy otra vez "la posibilidad de que el gobierno determine paritarias que no sean libres de toda injerencia y topes", y señaló que los gremios confederados "no aceptarán referencia alguna", porque hasta ahora "hubo siempre desborde inflacionario". 

Según el triunviro Acuña, la CGT se mantendrá firme en "la defensa de los convenios colectivos de trabajo y las condiciones laborales ante la depresión salarial", en tanto Maiorano denunció "el marcado empleo en negro, el ataque a los jubilados y pensionados y las políticas de profundo ajuste sobre la base y el costo que significa el hambre".

Schmid rechazó "el intento de deslegitimación oficial del movimiento obrero que procura instalar el gobierno en la sociedad" y, aunque rechazó "los casos puntuales de corrupción gremial denunciados ante la justicia, como en el SOMU, el Soeme y la Uocra", subrayó que "los actos delictivos de 10 o 20 dirigentes no significan que ello configure la realidad del universo sindical, que se integra a nivel nacional por 38.000 compañeros", aseveró.

"Esos pocos casos también ocurren en otros sectores de la sociedad pero, hasta ahora, no salieron a la luz. Sucede en todos los segmentos, pero solo se pone la lupa sobre unos pocos casos en el movimiento obrero que, a lo largo de la historia, sufrió asesinatos, y fue testigo de cómo muchos de sus dirigentes morían en la absoluta pobreza, como el ex secretario general de la CGT en épocas de Juan Perón y Eva Perón, José Espejo, quien terminó sus días repartiendo vino", dijo Schmid sobre las actuales denuncias.

Además, aseguró que la mayoría del consejo directivo de la CGT participó hoy en el encuentro de tres horas y media (27 de 35 dirigentes) y explicó que a excepción de "gordos" (con Armando Cavalieri a la cabeza) e "independientes", aquellos que "no pudieron venir enviaron a sus segundos", como en el caso de Omar Maturano (La Fraternidad) y Roberto Fernández (colectiveros).

"Y quienes decidieron no participar deben hacerse cargo y responder por qué no lo hicieron. Me imagino que en su momento realizarán las debidas aclaraciones", afirmó Schmid, quien condenó "los sesudos análisis periodísticos que, desde hace por lo menos un año, vaticinan la fractura de la CGT, las divisiones y las peleas intestinas diarias".

"A lo largo de toda su historia, jamás el movimiento obrero contuvo a todos los sectores. Hay diversas posturas, matices y posiciones", expresó Schmid, quien descartó por el momento "la posibilidad de convocar a un paro nacional" y apeló a "la prudencia".

"Los funcionarios pueden congelar sus salarios porque tienen resto en sus bolsillos. La gente del pueblo no. Hay que tener una mirada más amplia", puntualizó Schmid, quien concluyó afirmando que "la reforma laboral siempre fue un problema del gobierno" y adelantó que "el nivel de la protesta lo determina el termómetro social, que ya madura".

Moyano había señalado de forma previa al encuentro cegetista que "los camioneros en su momento llevaron a los estadios de River, Vélez y Huracán a 70 mil trabajadores. Pero esta vez habrá, junto con otras expresiones gremiales, más de 100 mil. Será la movilización más importante de la historia del gremio", adelantó el dirigente sindical.

"Esa marcha rechazará el intento del gobierno de reducir el costo logístico bajando los salarios y el ítem antigüedad de los camioneros sobre el haber bruto. No puede haber acuerdo alguno", señaló por su parte Facundo Moyano, integrante de la CGT, quien respecto de las denuncias contra su padre Hugo señaló: "Es todo mediático y nada concreto. Resulta que ahora el barrabrava 'Bebote' Alvarez es más creíble que Elisa Carrió o, al menos, así se lo intenta hacer aparecer ante la sociedad", concluyó.