El obispo Olivera anticipó colaborar “para que se sepa la verdad” sobre el accionar de la Iglesia en la dictadura

Monseñor Santiago Olivera asume este viernes en sus funciones y en la antesala de la ceremonia dijo estar “muy cerca de los derechos humanos” y del Papa Francisco, con quien mantiene “comunicación absoluta”

El obispo castrense Santiago Olivera asumirá en sus funciones este viernes en una ceremonia que se llevará a cabo en la Iglesia Stella Maris del barrio porteño de Retiro.

En la previa de su asunción, el obispo dialogó con Radio Télam y dijo que “si hay que reconocer errores se hará”, en relación con el accionar de la Iglesia Católica durante la última dictadura cívico-militar. 

Además, precisó que está “muy cerca de los derechos humanos” y “nunca de la vereda de enfrente” porque “el fin nunca justifica los medios”.

Olivera también se refirió a la carta que le dirigieron más de ochenta organizaciones de derechos humanos donde le solicitaron que reabriera los archivos vinculados al terrorismo de Estado.

En ese sentido, anticipó que “voy a colaborar para que se sepa la verdad”, y agregó que en lo personal “no estoy de acuerdo con algunas declaraciones de la cúpula de la Iglesia de aquellos tiempos” y que no tiene problema en decirlo.

Asimismo, pidió que “desde todos los sectores se reconozcan los errores” e interpretó que si bien la reparación “no se puede realizar cuando se trata de la pérdida de una vida, siempre se puede colaborar con información”.

Por último, el obispo habló de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, por quien siente “una admiración muy especial” y se manifestó muy “cercano al Papa Francisco”.

“El Sumo Pontífice me dijo que quiere un pastor, un obispo presente que dialogue y que conduzca”, por lo que “estoy en comunicación absoluta con él, con su estilo, sus gestos, y lo tendré ciertamente muy presente”, finalizó.

Comentarios