Macri regresó a “territorio amigo” para cerrar campaña nacional de Cambiemos

Macri regresó a “territorio amigo” para cerrar campaña nacional de Cambiemos
Política | 11/08/2017

El Presidente viajó hasta Córdoba donde llamó a los argentinos “a que ninguno afloje”. Críticas al kirchnerismo y encuentro con el gobernador Juan Schiaretti para calmar las aguas.

Con aires a 2015, el presidente Mauricio Macri viajó hasta la provincia de Córdoba para dar cierre a la campaña nacional de Cambiemos. De esta manera, el mandatario eligió mostrarse en un distrito en donde obtuvo un amplio apoyo en el balotaje presidencial de hace dos años.

Como era de esperarse, Macri concentró su discurso en los supuestos logros del Gobierno y volvió a apelar a “la grieta” para diferenciarse del kirchnerismo. En ese marco, pidió a los argentinos que “ninguno afloje porque esto recién comienza" y aseguró que "estamos construyendo un país en serio y restableciendo la confianza”.

El mandatario nacional encabezó el acto en el predio de la Plaza de la Música en el barrio Alberdi, adonde llegó acompañado por su esposa, Juliana Awada. Asimismo resaltó que el Gobierno nacional encontró el “Estado destrozado y abandonado” que dejó el kirchnerismo pero “ya encontramos el camino. Tenemos una meta en común y empezamos a caminar en la dirección del progreso” a partir de que “creemos en lo que somos capaces de hacer; por eso estoy acá”.

“Pusimos en marcha el país después de casi seis años sin crecimiento, sin creación de empleo”, resaltó Macri y afirmó que entre junio y julio se crearon 170 mil empleos en Argentina, y “hemos bajado la inflación a la mitad”, y también se refirió al narcotráfico, al que prometió dar una "batalla sin cuartel y hasta el final".

Sin embargo, Macri aprovechó el viaje a Córdoba para encontrarse con el gobernador Juan Schiaretti, quien recibió al mandatario nacional en el aeropuerto de Córdoba. El cruce llega en un momento de algunos encontronazos entre el cordobés y el Presidente.

Vale recordar que semanas atrás, Schiaretti había reclamado “más federalismo” a la Casa Rosada en el marco de la demanda de fondos jubilatorios. A ese reproche se le sumó también la decisión de los gobernadores peronistas de plantarse ante Vidal por el Fondo del Conurbano.