La CGT lleva sus reclamos a Plaza de Mayo con el empleo en el centro de debate

Los gremios confederados en la CGT marcharán este martes a las 17 hacia la Plaza de Mayo, en compañía de las dos CTA y de distintos movimientos sociales, en rechazo de las actuales políticas económicas y laborales, aunque ya dejaron trascender que no respaldarán una convocatoria a una nueva huelga nacional.

En ese sentido, la Casa Rosada intentará deslegitimar la protesta sindical con estadísticas oficiales que exhiben un repunte en el mercado laboral: el Ministerio de Trabajo divulgará que hubo un aumento de casi 180.000 empleos registrados netos (privados y públicos) entre julio del año pasado y el actual, según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

“Las consignas de la marcha de la CGT no coinciden con el diagnóstico del mercado de trabajo, que está mostrando una recuperación. Hay motivos cien por ciento políticos”, dijo el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Por su parte, el presidente Mauricio Macri ya había dejado establecido que “ese grupo de gremios, porque no son todos, ha perdido la capacidad de escuchar y entender lo que está pasando en la Argentina”, y admitió que hubiese esperado “una actitud de acompañamiento” de las organizaciones sindicales.

En sintonía con el mandatario, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, cuestionó la marcha, al calificarla de “totalmente extemporánea” y de un “error”, además de atribuir la protesta a una “crisis de conducción” en la organización sindical.

Fuera del moyanismo, cuyas máximas expresiones en el consejo directivo son Juan Carlos Schmid y Pablo Moyano, ninguno de los dirigentes de los otros sectores sindicales formuló declaraciones sobre la marcha.

La excepción fue el estatal “independiente” Andrés Rodríguez, quien salió a explicar en una entrevista radial que la marcha intentará ser “un llamado de atención al Gobierno”, respecto de una “agenda que está pendiente”, y que la misma requiere de “una convocatoria al diálogo” para “encontrar puntos de equilibrio”, que impidan el crecimiento de la conflictividad.

Comentarios