El Gobierno apunta a siete gendarmes por la desaparición de Santiago Maldonado

Patricia Bullrich indicó que se trata de efectivos que llegaron hasta las cercanías del río Chubut, vía de escape elegida por el joven para huir de la persecución. La ministra de Seguridad justificó la decision de no apartar a los jefes de la fuerza: “La idea es cuidar a los que nos cuidan".

A más de 40 días de la desaparición de Santiago Maldonado, el Gobierno apunta su responsabilidad contra siete gendarmes que participaron del operativo del 1 de agosto donde el joven fue visto por última vez. Patricia Bullrich detalló fueron 31 los efectivos de Gendarmería que bajaron hasta las cercanías del río Chubut, pero sólo un grupo de siete llegó a las márgenes del curso fluvial, la vía de escape que habría elegido Maldonado para huir de sus perseguidores.

Bullrich precisó que los efectivos de Gendarmería que participaron del operativo fueron interrogados “en tres ocasiones” y calificó ese trabajo de averiguaciones como “especial y duro, al punto que nos criticó la propia Procuraduría”.

También informó que todos los teléfonos celulares de los gendarmes en la mira de los investigadores “están secuestrados” para su estudio. Bullrich no se apartó de su postura inicial, de no realizar un “prejuzgamiento” del accionar de la Gendarmería. “Nuestra tarea es la cuidar las instituciones y tomamos la más difícil de las decisiones, la de no separar a los jefes de Gendarmería, porque la idea es cuidar a los que nos cuidan", dijo.

La ministra de Seguridad participó junto a su par de Justicia, Germán Garavano, de una entrevista televisiva en donde ambos brindaron algunos detalles del estado de la investigación y dijeron que el Gobierno está comprometido con la búsqueda de Santiago Maldonado y que “irán hasta las últimas consecuencias”.

Garavano aprovechó la ocasión para criticar a la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, a quien culpó de llevar adelante una actuación “irregular”, al tiempo que lamentó de la cantidad de “mentiras y pistas falsas que rodean” la desaparición de Maldonado.

Ambos ministros admitieron su preocupación por el crecimiento de fenómenos “irracionales” como los del RAM, y ambos se pronunciaron por una diálogo pacífico sobre la problemática de los pueblos originarios, incluida la posibilidad de discutir “entrega de tierras” específicas para miembros de esas comunidades.

“Fue este gobierno el que llevó el temas de las comunidades aborígenes al ámbito del Ministerio de Justicia, porque nosotros queremos discutir este tema desde un punto de vista de derechos y no como en la gestión anterior, que llevaba la cuestión desde un punto de vista asistencialista y nada más", indicó Garavano.

Comentarios