El dilema de Massa

Sergio Massa se enfrenta a un dilema electoral que podría marcar con fuego su futuro político. El tigrense debe resolver en los próximos días si se postula como senador o diputado nacional por la provincia de Buenos Aires.

La decisión no es menor. En el caso de competir por una de las tres sillas bonaerenses para la Cámara Alta, no tendrá margen de error. La polarización entre el tandem Mauricio Macri-María Eugenia Vidal con el pan kirchnerismo residual podría dejarlo afuera de la política y sin chances de competir en 2019 por la sucesión presidencial. Debería ganar, o al menos, salir segundo.

Por eso Massa evalúa en estas horas competir como cabeza de la boleta de diputados nacionales. En esa elección casi no corre riesgos. El Frente Renovador ganaría al menos siete bancas y allí el tigrense podría flotar con cuatro años más de mandato. Sin embargo, el problema es Margarita Stolbizer. La legisladora del GEN, de acuerdo a la carta orgánica de su partido, no puede volver a postularse a diputada. Ese ordenamiento partidario la obliga a competir por el Senado y ya le advirtió a Massa que lo quiere de compañero de fórmula.

“El problema es que a Margarita no le importa perder, está acostumbrada. A Sergio le da pánico y el Senado es la peor opción”, razonan desde Tigre en diálogo con Tres Líneas. Por eso el vínculo Massa-Stolbizer no atraviesa el mejor momento. 

Ninguno de los dos cosechó, hasta ahora, dividendos políticos o electorales a partir de su alianza bonaerense y en ambos bandos comienzan a cuestionarse los presuntos beneficios de esta unión transitoria de empresas. Massa, que ahora especula con encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales por Buenos Aires, ya recibió un ultimátum de su socia: “Vamos juntos a campetir en fórmula para el Senado o no vamos a ningún lado”.

Temas:

Comentarios