Arancedo: "El Gobierno habló de consensos básicos; no se habló tanto de instrumentos concretos"

Arancedo:
Religión | 31/10/2017

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), José María Arancedo, celebró ayer la convocatoria del Gobierno para lograr consensos básicos entre todos los sectores, al considerar que se trata de una “buena idea y una buena intención” y pidió “esperar para ver” cómo se implementa cada reforma en las mesas de trabajo sectoriales convocadas.

“Crear un ámbito donde poder comenzar a trabajar es una buena idea, una buena intención, pero hay que ver ahora cuando se baje a lo concreto. Puede ser un buen anuncio, pero hay que ver cómo se va instalando en las diversas mesas de trabajo”, dijo hoy Arancedo a Télam.

Junto a líderes de otros cultos, la cúpula del Episcopado participó este mediodía en el CCK del acto multisectorial encabezado por el presidente Mauricio Macri, en el que anunció un plan con tres ejes para reducir la pobreza y llamó a generar "consensos básicos” entre todos los sectores. 

“Fuimos invitados a participar junto con otros credos y nos pareció oportuno participar. El Gobierno habló de consensos básicos; no se habló tanto de instrumentos concretos. Lo importante es que Argentina tiene que salir de la pobreza, ese es la idea central, y eso es una exigencia moral y de justicia”, sostuvo el titular de la CEA.

En ese marco, Arancedo destacó el pedido del presidente Macri de que todos los sectores “cedan algo en bien del conjunto” y remarcó la importancia del “diálogo, el consenso, de sentirnos parte de la misma realidad más allá de las diversidades políticas”.

Sobre la discusión de una eventual reforma laboral, el arzobispo de Santa Fe indicó a Télam que la Iglesia “siempre ha estado muy cerca de una mesa de diálogo con la CGT y los trabajadores, así como con los movimientos sociales, que representan una realidad que hay que tratar de integrar a las necesidades básicas”.

“La CGT tiene la mejor disponiblidad para colaborar en aquello que puedan, siempre defendiendo los derechos que tienen los trabajadores. Los dirigentes en una mesa de diálogo van a ir viendo cuáles son las realidades que se pueden conversar, y cuáles los límites”, indicó.