En un acto con liturgia peronista, Randazzó abrió su campaña en Bolívar

En un acto con liturgia peronista, Randazzó abrió su campaña en Bolívar
Política | 15/07/2017

El precandidato a senador por el frente Cumplir lanzó ayer su campaña en el interior bonaerense. En un acto con mística peronista, criticó los timbreos de Macri y se diferenció de Cristina y Massa.

"Ser peronista significa sentir en las tripas la necesidad del otro, el dolor del otro. Ser peronista significa trabajar incansablemente por la felicidad del pueblo. Ser peronista es actualizar nuestras ideas todos los días", arengó el hombre de Chivilcoy mientras militantes del PJ, del movimiento Evita y de los gremios, que llegaron desde el interior y el conurbano bonaerense lo aplaudían.

"Esas ideas las sintetizaría en tres valores fundamentales que hoy se han perdido y debemos recuperar: No robar, no mentir, no votar jamás una medida

en contra de los intereses del pueblo", sentenció Randazzo, quien compartió el escenario con su compañera de fórmula, Florencia Casamiquela, y el primer candidato a diputado nacional Eduardo "Bali" Bucca, quien ofició de anfitrión por ser el intendente de la localidad, donde se armó esta noche el acto con más liturgia peronista de los tres lanzamientos vinculados a esa fuerza que se hicieron ayer.

"Cumplir nace de la rebeldía. La rebeldía frente a la teoría del jefe. Rebeldía frente a la soberbia y la prepotencia del dedo", dijo el hombre que reivindica haberle dicho tres veces que no a Cristina, en un párrafo que pareció estar dirigido directamente a la candidata de Unión Ciudadana, quien ayer por tarde hizo su propio lanzamiento desde Mar del Plata.

"Hoy comenzamos a caminar juntos en un camino que no terminará ni en agosto ni en octubre. Cumplir llegó con dos objetivos: constituirse en una oposición firme, amplia y seria; que no se contenta sólo con ser oposición", dijo Randazzo.

"Cumplir se convierte desde hoy en una opción de gobierno de cara al 2019. Cumplir llegó para quedarse compañeros!," remarcó dando cuenta una vez más

que las legislativas de octubre son un primer paso pero no su destino. Aunque en rigor de verdad, el rol que su lista desempeñe en las PASO de agosto y en las legislativas de octubre será decisivo tanto para el espacio que conduce como para su proyección a nivel nacional y dentro del PJ.

"Cumplir no es una carrera por los cargos y aspiraciones personales. Es una carrera por cumplir los sueños de millones de argentinos. Es fruto de nuestros valores", afirmó no sin antes aclarar que esos valores están "en las antípodas del Gobierno de Macri" al que tildó de "ser insensible", de tener "Funcionarios de Estado que no creen en el Estado".

"Un gobierno que cree que el desempleo se combate con los palos de la gendarmería.", enfatizó Randazzo tan sólo dos días después de de los incidentes en PepsiCo.

"Un gobierno que cree que las políticas de derechos humanos es un curro, abandonando la idea de que no es posible vivir en una sociedad donde no haya memoria, verdad y justicia. Vamos a defender la política de derechos humanos como política de estado".

"Un Gobierno que incumplió todas sus promesas de campaña, y que además es un gobierno que no se hace cargo de nada", remató en su derrotero de críticas a Macri.

"No vamos a permitir que terminen con la clase media", sostuvo antes de pedirle permiso para hablarle directamente a Macri: "Señor Presidente: basta de timbreo para la foto. Escuche a la gente, pero sin cámaras. Verá que la gente está con miedo, la está pasando mal", sostuvo Randazzo criticando la modalidad de campaña que eligió cambiemos y que hoy se lanza a nivel nacional.

"Verá que sufre porque no puede llegar a fin de mes. Que sufre y aumentan los precios y nos les aumentan los sueldos. Que sufre porque le aumentaron el gas y los servicios. Verá como viven inseguros y con miedo", enumeró Randazzo.

"Señor Presidente en estos 18 meses no tomó una sola decisión a favor de la gente.", enfatizó Randazzo desatando el aplauso del auditorio y antes de pedirle que "cambie la política económica ".

Sobre el final, Randazzo propuso el desafio de "Animarse, rebelarse" porque "tengo una obsesión. La de no rendirse. No resignarse a perder las esperanzas de una sociedad mas justa, a vivir inseguros, a que no haya laburo, a que nuestros viejos no vivan con dignidad".