Norma Urruty habló de

Está enojadísima porque José Eseverri decidió hablar con las bases y no con la dirigencia ruralista. Los soslayó con el propio Ministro de Asuntos Agrarios que vino a ver el rastro de la tucura. Ella dice que ya está acostumbrada y que cuando se decida a hacer política va a avisar. Sin que nadie hable por ella.
Se rió cuando definió como "plagas" a la tucura y al kirchnerismo. Las tukuras de Norma Urruty tienen varias caras: son pequeñas langostas y son funcionarios y gobernadores, gobernantes y ex gobernantes. El tironeo con José Eseverri sufrió una escalada en los últimos días cuando el Intendente tuvo dos o tres miradas de soslayo a los dirigentes ruralistas sin dirigirles la palabra. Ella dice que no se arrepiente para nada del escrache -José lo coloca siempre como barrera argumental-, que está muy mal que se reúna con productores por fuera de la Rural, que hay "alguien" que le junta a la gente, que dice unas cosas en privado y otras en público, y que la única medición de imagen que se hizo es "frente al espejo cuando me arreglo el pelo". Habló de "miserias humanas" y dejó abiertas las puertas para volver a los cortes de ruta. "Era el momento de la votación para aniquilarnos y el Intendente estaba hinchando para que nos votaran todo en contra", recordó.

"Esperame que estoy en el predio cargando unas cuchillas para llevar al campo", dijo antes de cruzar un cuarto de ciudad para llegar al estudio de FM 98 POP. Traía un lápiz de manteca de cacao que se aplicaba en los labios mientras oía las preguntas frente al micrófono.

Ya había hecho un raid mediático despotricando contra todos los anuncios de la Presidenta. Dijo que de ninguna manera había abusos con los peones de campo. Que el régimen de ocho horas no tenía sentido.

"No hay nada que haga tener una previsibilidad. Somos un partido netamente ganadero y criador. La ganadería no se tocó. Estamos a dos meses de que se vaya a destetar, con las vacas en servicio sin saber para dónde vamos. Y no hablamos de nosotros solos, porque acá hay que armar una mesa multisectorial".

-Ustedes lo intentaron, pero fracasó.

-No salió bien. Es que la gente está... No sé. Al otro día te llaman y se quejan, un empresario te dice no vamos a renovar los contratos este mes... Y a mí no me sirve que me lo digas por teléfono en mi casa...

-Usted estaba en primera fila en un lanzamiento duhaldista con De Narváez a la cabeza. ¿Eso implica su propio lanzamiento a la política?

-No, no estaba ahí porque esté pensando en participar. Había productores que formaban parte de ese grupo e institucionalmente apoyamos a los productores en cada movimiento, en cada elección que hagan. Así voy a estar con Coalición Cívica, con radicales, la presencia institucional y el apoyo va a estar en todos lados. Nosotros también tenemos que tener instalados nuestros temas en la política.

-Sin embargo, un integrante de ese grupo, siempre potencial candidato, dijo que usted podría ser uno de los nombres que lo acompañen y que ya había sido candidata a concejal en su lista.

-Nadie está autorizado desde mi lugar para hablar de mi participación en política. Si me tocara hacerlo no estaría ejerciendo las dos cosas. Pero en este momento es urgente que yo siga trabajando por lo que necesita el sector. Cuando yo tenga que hablar de mi participación, lo voy a hacer directamente yo y no voy a mandar a nadie que lo diga.

Rural vs. Intendente

"Nunca sentimos la necesidad de juntarnos", dijo José el domingo 7 en EL POPULAR. "Con los productores sí, estamos en diálogo permanente. Pero con la Sociedad Rural no". Claro y contundente. Estos últimos días lo demostró palmariamente: ni siquiera le avisó a la dirigencia ruralista que venía el ministro de Asuntos Agrarios para comprobar los daños que las mangas de tucura han dejado en el sur del distrito. Norma Urruty se enteró de casualidad, en Laprida.

-Cuando el Intendente mira a la vereda de enfrente, no ve mucha oposición. Pero la ve a usted como referente de un grupo más grande que un partido. ¿Será esa la clave de este enfrentamiento, de no convocar a hablar de temas importantes a la dirigencia, de no avisar cuando llega una visita crucial?

-Si todo parte de que me ve como un adversario político, estamos pésimamente mal. A mí no me interesa discutir política con nadie, sino el beneficio de los productores. No estoy de acuerdo con las reuniones que está haciendo con productores porque son reuniones organizadas por alguien que les convoca la gente. Lo que hay que hacer es sentarse y conversar como siempre se ha hecho. Yo no me comunico con él a través de la prensa. Tampoco le pido que se ponga totalmente de este lado. Pero se le han presentado números concretos de la situación del partido.

-Sin embargo él ha decidido soslayar a los dirigentes y hablar directamente con la gente. No tiene ganas de hablar con ustedes. "No sentimos la necesidad", dijo.

-Tiene todo el derecho de no tener ganas, pero creo que tiene que tener el compromiso de hacerlo. Es como si yo dijera que no tengo ganas de hablar con el Intendente y tengo que tocar temas agropecuarios. Esas son exclusividades que uno no se puede dar. El critica por actitudes políticas y ¿qué es lo que está haciendo él?, ¿no es política? Me parece que es mezclar mucho las cosas, no conduce a nada ni le soluciona nada a nadie.

-El escrache frente a la casa del Intendente, en lo más alto del conflicto, parece haber sido una bisagra. ¿Usted lo lee así? ¿Tiene alguna autocrítica a la distancia?

-Yo no creo que sea en un ciento por ciento el motivo del enfrentamiento.

-El lo pone como argumento.

-Bueno, pero algo tenemos que poner como argumento. A Scioli no le hicimos ningún escrache...

-¡Lo mataron a huevazos cuando vino acá!

-Antes, quise decirte... A Cristina le cortamos las rutas, pero bueno... Ellos piensan que si uno no coincide con lo que ellos piensan, lo de uno es político y te ponen en la vereda de enfrente. O pensás como piensan ellos o sos un enemigo público. Yo autocrítica al escrache no tengo. Si fuese con otro tipo de personas o de actividades me arrepentiría. Pero no hubo desmanes, no hubo insultos, cuidamos eso. No creo que les haya atacado tanto la sensibilidad; cuando uno ve en las campañas políticas lo que se dicen y lo que se atacan y después se desdicen abrazándose. Entonces no es para que nos ofendamos tanto.

-No sólo el kirchnerismo ve como enemigo a quien piensa distinto. ¿El sector rural no ha actuado de la misma manera en muchas ocasiones?

-Yo te respondo por mí. Yo no pienso así. Cuando pedimos las reuniones con el Intendente llevamos los números, las realidades. Si me lo rebaten, lo hablamos y lo debatimos. Podemos tener discrepancias, distintas ideologías, pero es fundamental respetarse y escucharse. Lo que reclamamos nosotros en Olavarría es justo. Cuando hemos hablado con el Intendente, él también ha estado de acuerdo con cosas que le hemos planteado.

-Pero después no lo dice públicamente.

-No lo dice. Y si él no lo hace públicamente, tengo que pensar que no quiere que se enteren el Gobernador ni la Presidenta. Y si no quiere que se enteren, ¿cómo va a gestionar algo para nosotros?

-¿Hay una posición privada y otra pública de Eseverri?

-Pero no es sólo José Eseverri. En cualquier estamento político pasa. En todos lados pasa. Qué va a resolver una persona si no quiere que el otro se entere de lo que piensa y lo que dice. Yo los vi al Intendente de Olavarría y al gobernador de la Provincia gritando en el palco para que nosotros perdamos con la 125, que era un asalto a mano armada. Era el momento de la votación para aniquilarnos y estaba hinchando para que a nosotros nos voten todo en contra.

-¿Estuvieron mirando los números de la tasa vial que el Ejecutivo hizo publicar porque ustedes no lo dieron a publicidad?

-Estuvimos mirando algunas cosas. Nos falta cerrar cuestiones técnicas. Pero ahora anunciamos el camino Recalde - Espigas que ya estaba anunciado. Es una asignatura pendiente no un anuncio. Y hay detalles que veremos cómo los vamos a contestar; si seguimos el camino del Intendente que lo hace por la prensa o lo hacemos por los carriles que siempre hemos utilizado.

-¿Le molestó que viniera el Ministro de Asuntos Agrarios por el drama de la tucura y ustedes ni se enteraran?

-No me molestó particularmente porque ya uno se acostumbra a estas cosas. A las diez de la noche habían estado buscando productores para hacer algo... Yo de todas maneras había podido hablar con Monzó en Buenos Aires, productores habían ido a Laprida con una nota y desde Laprida me llamaron avisándome que venía para acá. Bueno, pero lo que importa es que el Ministro pudo ver... Lo demás son miserias humanas.

-¿La tucura le parece kirchnerista...?

-Bueno... son plagas...

-¿Se hizo alguna medición de imagen?

-¿Yo? En el espejo únicamente, cuando me arreglo el pelo.

-¿No van a volver a cortar rutas?

-No sé.

Comentá la nota