Nombró Obama a responsable de bajar megadéficit fiscal

Barack Obama dio su segunda conferencia de prensa en dos días para hablar de temas económicos. Dijo que la reforma del presupuesto «es una necesidad».
Washington (EFE, AFP y Reuters) - El presidente electo de EE.UU., Barack Obama, indicó ayer que revisará « línea por línea» el presupuesto para tratar de que los programas de estímulo a la economía no tornen incontrolable el déficit fiscal, que, de hecho, alcanzará niveles inéditos en este ejercicio.

En su segunda conferencia de prensa en dos días sobre temas económicos -mañana brindará otra-, el mandatario electo anunció el nombramiento de Peter Orszag, hasta ahora a cargo de la Oficina de Gestión del Presupuesto del Congreso, como director de la Oficina de Presupuestos de la Casa Blanca.

Al frente de esta oficina, Orszag tendrá que llevar a cabo una profunda revisión presupuestaria, «eliminar los que no necesitamos e insistir en que los que sí necesitamos operen de manera eficiente desde el punto de vista económico», sostuvo Obama.

Una de las prioridades de la nueva administración, según dejó claro Obama, será perfilar un conjunto de medidas de estímulo económico por un monto que oscilará entre los 500.000 y los 700.000 millones de dólares en dos años, muy por encima de los 175.000 millones que mencionó durante su campaña electoral.

Objetivo

Con esas medidas, el presidente electo aspira a crear 2,5 millones de empleos.

A la luz de los problemas económicos que vive el país, agregó, «la reforma presupuestaria no es algo que se pueda escoger. Es una necesidad», expresó. Sin embargo, a la hora de dar ejemplos sobre gastos a reformular, mencionó un ítem de 2,5 millones de dólares de un fondo para agricultura, una cifra irrisoria dada la magnitud del déficit que se avecina. Según cálculos moderados, éste podría alcanzar el billón de dólares, monto que podría duplicarse de acuerdo con las previsiones pesimistas. En el año fiscal que cerró en setiembre, el déficit alcanzó los 450.000 millones de dólares.

«Vamos a tener que dar una sacudida a la economía para que empiece a reaccionar, pero tenemos que asegurarnos de que esas inversiones se hacen con sentido común. Tenemos que asegurarnos de que no derrochamos el dinero», explicó el que será el primer presidente negro de EE.UU.

Orszag, de 39 años y egresado de la Universidad de Princeton y de la London School of Economics, tendrá como segundo a Robert Nabors, quien hasta ahora trabajaba en el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes. El anuncio de estos nombramientos se produce después de que Obama diera a conocer de modo formal este lunes el de su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, presidente de la Reserva Federal en Nueva York, y del presidente del Consejo Nacional Económico, Larry Summers.

A ellos se sumará Christina Romer, una economista de la Universidad de California en Berkeley, que será la directora del equipo de expertos económicos que asesora a la Casa Blanca, y Melody Barnes, directora del Consejo de Política Doméstica.

Según afirmó Obama, su intención es crear «un equipo de primera clase» que tenga « sentido común e inteligencia», de manera que pueda ser efectivo desde el primer día.

«Pediré a mi equipo económico que piense y actúe con originalidad», sostuvo el presidente electo, que asumirá el poder el próximo 20 de enero.

«Creo que lo que los estadounidenses quieren más que nada es un gobierno que tenga sentido común y sea inteligente. No quieren ideología, no quieren peleas internas», agregó.

En los próximos días anunciará más nombramientos que completen su equipo económico, entre los que puede encontrarse, según conjeturas de medios estadounidenses, el hispano Bill Richardson, actual gobernador de Nuevo México, como secretario de Comercio, en tanto que el gobernador de Pennsylvania, Ed Randell, iría a Energía.

Comentá la nota