Nombres cargados de gloria detrás del operativo retorno.

El canadiense Jacques Villeneuve y la escudería Brabham, probables futuros actores del círculo privilegiado.
Mientras el enfrentamiento de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) con la Asociación de Equipos (FOTA) mantiene en vilo a la Fórmula 1 de cara a la temporada 2010, la categoría podría verse inmersa en un revival si es que prosperan los regresos de dos ilustres nombres. Un ex campeón mundial de rutilante apellido y un equipo retirado, pero con más de 30 años de historia y varios títulos de conductores y constructores en su haber, tienen en mira la operación retorno. Se trata nada menos que del candiense Jacques Villeneuve y del team Brabham. Distintas circunstancias y distintos tiempos de gloria envolvieron sus historias, pero ahora coinciden en algo: a corto plazo podrían volver a integrar las grillas.

Villeneuve, campeón mundial de F.1 en 1997, aclaró que no es un piloto retirado. En una entrevista con Sport Bild on line, reforzó su idea: "Nací para conducir coches de carreras", dijo. Y agregó: "Cuando uno condujo un Fórmula 1, lo puede volver a hacer mientras esté en buenas condiciones físicas". El hijo de Gilles fue más allá al expresar que, según su opinión, Bernie Ecclestone "celebraría la vuelta de un Jacques Villeneuve" y justificó la idea al asegurar que actualmente, en la categoría faltan "guerreros".

Después de su abrupto adiós, en el GP alemán de 2006 en un BMW Sauber, Jacques aún cree pertenecer a una raza de competidores que la categoría necesita por estos días. Contestatario, admite que los pilotos de hoy "se limitan a repetir cosas que oyeron previamente de algunos expertos en relaciones públicas" y que todos responden a ese lineamiento, con excepción del español Fernando Alonso y, quizá, del alemán Sebastian Vettel. Sobre éste, ganador en Monza 2008, indicó: "No lo conozco, pero me gusta lo que vi hasta ahora de él. Es distinto y da refrescantes entrevistas, es rápido y parece ser fuerte mentalmente. Eso impresiona".

Y si el nombre de Jacques, de 36 años, comenzó a sonar después de esta entrevista, otro tanto ocurrió con una emblemática escudería que entre 1962 y 1992 formó parte del "circo": Brabham, para la cual corrieron dos argentinos: Carlos Reutemann, entre 1972 y 1976, y Ricardo Zunino, entre 1979 y 1981.

El empresario alemán Franz Hilmer, que posee actualmente los derechos del desaparecido equipo, presentó su inscripción para el Mundial 2010. Pero la situación no le será sencilla. No sólo porque el exceso de equipos obligará a la FIA a dejar a alguno en el camino en favor de un mejor espectáculo -armado sólo con los teams más solventes-, sino porque la familia Brabham estudia emprender acciones legales por el uso de su nombre.

"Jamás hemos sido consultados para la reaparición de nuestro apellido en la F.1", se afirma en la web de David Brabham, ex piloto e hijo de Jack Brabham, tricampeón mundial y creador de la escuadra.

La página indica además: "La familia estudia el informe jurídico con el fin de proteger su nombre y su reputación". Desde su fundación, la escudería triunfó en 32 grandes premios y fue vendida en 1972 a Ecclestone, actual patrón de los derechos de la F.1, que la controló hasta 1988, cuando se la vendió al grupo japonés Middlebridge.

Jack Brabham (1966), Denny Hulme (1967) y Nelson Piquet (1981 y 1983) son los tres pilotos que ganaron campeonatos de pilotos con la escuadra británica, que a la vez se impuso en la Copa de Constructores en las temporadas 1966 y 1967.

* Turquía recibe a la F.1 para la séptima fecha

Este fin de semana se realizará en Estambul la séptima fecha del Mundial, el GP de Turquía; la actividad comenzará hoy, con los ensayos. Jenson Button (Brawn GP) es el líder, con 51 puntos, seguido por su compañero Rubens Barrichello, con 35, y Sebastien Vettel (Red Bull), con 23, en las principales posiciones.

Comentá la nota