La nocturnidad podría crear otro conflicto de poderes

Ante la posibilidad de que el Ejecutivo demore el análisis de la ordenanza del Concejo Deliberante, los comerciantes podrían presentar un recurso de amparo. Si la Justicia impone una medida cautelar todo vuelve a foja cero.
El tema del tratamiento de la nocturnidad, podría generar un nuevo conflicto de poderes entre el Ejecutivo comunal y el Concejo Deliberante que, una vez más mostraron disensos. La situación podría tener similitud con lo acontecido hace poco tiempo atrás con las obras de remodelación de la Plaza Italia, oportunidad en que el Concejo Deliberante, al igual que con la nocturnidad, votó en forma unánime en defensa de un Patrimonio Histórico y Cultural, cuando, según los ediles, el municipio había desconocido cuatro ordenanzas en ese sentido. En aquella oportunidad, fue un vecino quien, de modo particular, solicitó una medida cautelar, tratando de impedir la prosecución de la obra, y la jueza, que primero dictó la medida de "no innovar", luego no hizo lugar al pedido. Por lo tanto, dicho tema deberá ser dirimido entre el concejo y el municipio, con el arbitraje de un organismo provincial, aunque sin fecha para ello. En este caso, luego del Decreto 396 impuesto por el municipio para regular los horarios nocturnos, los ediles en su última sesión enviaron al mismo al "freezer", pasándolo a la comisión de legislación para su análisis. A cambio antepusieron un proyecto de ordenanza que votaron sobre tablas en forma unánime, con el objetivo de hacer un aporte destinado al orden de la nocturnidad y al mismo tiempo brindar respuesta al sector del comercio local ligado a las actividades nocturnas, que se habían manifestado con duras críticas hacia el decreto. Éstos últimos, presentes en el salón, aplaudieron algunos pasajes de la ordenanza y las palabras de los concejales que la conformaron. De todos modos, algunos reconocieron que no estaban "del todo satisfechos", pero que "al menos es mejor que el decreto".

Esperando al gobernador

En la noche del viernes el Consejo Municipal de Seguridad, compuesto por algunas sociedades de fomento y dependencias policiales y de seguridad municipal, se reunieron en el palacio comunal. Si bien se trataba de un encuentro previsto con anterioridad, que convocó en esta oportunidad a dirigentes de clubes sociales, el tema de la ordenanza no fue soslayado por obvias razones y algunas conversaciones giraron en ese sentido. No es novedoso que en la municipalidad la ordenanza no cayó bien, los funcionarios de primera línea siguen apostando por la validez del decreto. Sin embargo, no hubo pronunciamientos definitivos acerca de un probable veto por parte del intendente, la jugada -según trascendió- apunta a esperar acciones provinciales. De hecho, el gobernador Daniel Scioli, hizo declaraciones en consonancia con lo que está ocurriendo en Zárate y otros distritos bonaerenses. La muerte de Juan Cruz Marqués a nivel local, no resulta un hecho aislado. Por caso en Junín, en el noroeste bonaerense, en sólo una semana hubo dos muertos, uno de 14 y otro de 23 años, por enfrentamientos a la salida de boliches. El primer mandatario provincial se reunirá mañana lunes con representantes de la Asociación Bonaerense de Empresarios de Confiterías Bailables, para trabajar en medidas de prevención en el consumo de alcohol. Desde fuentes cercanas al gobierno señalan que si se logran controlar los excesos en los jóvenes a través de compartir responsabilidades con las comunas y sus inspectores, se podría destinar mayor eficiencia policial a combatir el delito, otro grave problema cada vez más acuciante. "Veremos para donde va Scioli y después nos abocaremos a lo nuestro" se escuchó a nivel del municipio local, aunque el gobernador aún tiene más dudas que certezas a la hora de poner topes horarios.

Otro conflicto

Mientras la municipalidad no quiere perder su poder de gobernabilidad, algo que en algunos casos resulta casi obsesivo para un Ejecutivo en minoría, está claro que la ordenanza del concejo, en el mejor de los casos no será avalada en su totalidad. Esto traería aparejado un nuevo conflicto de poderes a nivel local. Pero lo que algunos auguran es que la comuna podría demorar en demasía una definición sobre el tema y que los comerciantes, que esperan trabajar el próximo fin de semana con los horarios de la nueva ordenanza y no con los del decreto, ya tienen a mano el recurso de amparo. El Concejo Deliberante dejó en claro que la Ley Provincial 12.588 dice claramente que los municipios, sólo "a través de sus respectivos Concejos Deliberantes" pueden fijar los horarios de funcionamiento de los establecimientos de esparcimiento, como así también de aquellos que vendan o expidan bebidas alcohólicas. Por lo tanto, si un juez hiciera lugar a un recurso de amparo, todo debiera volver a foja cero, habiéndose perdido una valiosa oportunidad para regular algo que, a todas luces resulta un verdadero caos, no sólo a nivel local, sino en toda la provincia.

Comentá la nota