Y una noche, por fin llegó la lluvia

Después de las 22 en la ciudad de Córdoba, cortó un largo período de sequía. Fuerte temporal en Alejo Ledesma.
Minutos después de las 22, los vecinos de la ciudad de Córdoba volvieron a escuchar el sonido olvidado de gotas golpeando techos y ventanas y a sentir el exquisito aroma a tierra mojada.

Lo que parecía apenas chaparrón, que bastaba para aliviar el ánimo reseco de tanta sequía, luego se transformó en una buena lluvia. Todo eso acompañado por el sonido de los truenos y el destello de los relámpagos, el espectáculo más esperado por los cordobeses.

Más allá del milimetraje, la lluvia caída marcó un hito y encendió la esperanza en medio de una severa crisis hídrica.

El agua llegó después de otra tormenta de tierra que afectó a gran parte del territorio provincial. Durante distintos momentos de la tarde de ayer, la Policía Caminera se vio obligada a interrumpir el tránsito en varias rutas y la autopista a Rosario en algunos tramos por el polvo suspendido, que impedía la visibilidad. La ruta nacional 158 también tuvo inconvenientes por caída de lluvia y granizo en General Deheza.

En cambio, en las últimas horas del jueves y la madrugada de ayer la localidad de Alejo Ledesma sufrió un fuerte temporal con caída de granizo y voladura de techos. En la zona sur se registraron 100 milímetros en Viamonte y Pueblo Italiano y por la tarde lloviznó en algunos sectores del interior.

También se produjeron chaparrones aislados en las Altas Cumbres, según dijo la Policía.

Buenos Aires, bajo agua. Una tormenta de lluvia y viento, con granizo en la zona norte del conurbano bonaerense, hizo colapsar ayer a la ciudad de Buenos Aires, donde se produjeron inundaciones en varios barrios, sobre todo en Palermo, y bloqueos de tránsito.

El temporal comenzó alrededor de las 16 y en apenas una hora cayeron 57,5 milímetros de agua, dejando zonas inundadas y provocando anegamientos en los barrios de Villa del Parque, Villa Devoto, Villa Mitre, Villa Crespo y Liniers, entre otros.

En distintas zonas del norte bonaerense cayó granizo y hubo voladura de chapas de viviendas del conurbano. Los principales inconvenientes se registraron en la esquina de Santa Fe y Humboldt, donde el agua acumulada obligó a Defensa Civil a tirar una soga para que los vecinos pudieran cruzar sin ser arrastrados por la correntada.

Inestabilidad

Según distintos sitios vinculados a los pronósticos climáticos, seguía abierta hasta anoche la posibilidad de que el tiempo inestable se prolongue hasta el lunes en el centro del país. No obstante, Córdoba arrastra en la zona que circunda a Capital y al lago San Roque un déficit de lluvias superior a los 300 milímetros, de acuerdo con el promedio histórico de lluvias.

Comentá la nota