Níver Cusato, presidente del Consejo Escolar, lamentó que el servicio no se brinde cuando hay comida disponible Debido al asueto provincial por las fiestas, unos mil chicos olavarrienses se quedaron sin comedor escolar

La medida pretende reforzar el turismo, pero obvia a quienes dependen de los comedores. En Olavarría se anotaron 1.700 chicos para concurrir a las Escuelas Abiertas en Verano y se cree que más de la mitad dependen de ellos para recibir su alimentación diaria. Autoridades del Consejo Escolar y del Servicio Alimentario Escolar cuestionaron el decreto
Para unos mucho y para otros muy poco, ésa pareciera ser la consecuencia del decreto emanado desde el Poder Ejecutivo provincial con el número 3143/2008, por el cual se adhiere al asueto decretado a su vez por el gobierno nacional los días 24, 26, 31 de diciembre de 2008 y 2 de enero de 2009. Aunque la medida, entre sus fundamentos, menciona que "se estima conveniente arbitrar las medidas idóneas que faciliten y alienten tales celebraciones, máxime para todos aquellos que se domicilien alejados de sus seres queridos", parece olvidar o negar otras realidades.

Como en el caso de los chicos que asisten a los comedores escolares en el ámbito bonaerense, quienes tendrán vedado el acceso a los alimentos durante cinco días esta semana, si se tienen en cuenta el sábado y el domingo, y lo mismo ocurrirá para fin de año por el mismo motivo. Durante el ciclo lectivo funcionan en Olavarría unos 25 comedores escolares que brindan la alimentación diaria a 2.700 alumnos. En la temporada estival, desde el año 2000 se les intenta dar contención en las Escuelas Abiertas en Verano. Este año se registró en nuestra ciudad la inscripción de 1.700 chicos que de miércoles a viernes no recibieron comida.

El presidente del Consejo Escolar, Níver Cusato, consideró esa determinación como "una burrada" porque "si bien es cierto que van la mitad de los chicos en días así, los que van es porque están verdaderamente necesitados de comida". Esto se estableció durante una reunión provincial llevada a cabo en la ciudad de Tres Arroyos a la que asistieron representantes de Consejos de todo el territorio bonaerense.

Cusato confirmó en la mañana de ayer a EL POPULAR Medios que el servicio estuvo interrumpido de miércoles a viernes. "Sí, van a pasar cinco días en que los chicos que asisten a comedores escolares no van a comer. Es así porque hubo asueto hoy 26 de diciembre (por ayer). Y el día 24, que las escuelas por lo general permanecían abiertas, pasó lo mismo porque lo dieron desde las 8 de la mañana, así que no hubo quien cocine ni quien sirva". Y sucederá en forma idéntica la semana próxima.

Aunque ya se tenía conocimiento de lo que iba a pasar y fue expuesto en una reunión provincial, no hubo soluciones para evitar que los chicos coman solamente lunes y martes durante dos semanas. "Desde que fuimos a Tres Arroyos que esto ya se comentaba, y ahí se planteó. La gente de SAE -Servicio Alimentario Escolar- que estaba ahí dijo: 'Mirá, no es algo que dependa de nosotros sino que es a nivel general'. Planteamos que cinco son muchos días, porque de miércoles a domingo el chico come solamente dos. Y si le sumamos que son dos semanas seguidas, son muchos días. Y no hay posibilidad siquiera de hacerles llegar la comida. Y lo que es peor es que están los insumos, está la plata; están las condiciones dadas para que hubiesen comido pero no hay quien la haga".

A partir del decreto provincial que lo establece, deben adherir al asueto todos los docentes, quienes son los responsables del cuidado de los chicos. "No hay quien abra las escuelas, no hay quien les sirva, lo cual es lógico porque en el caso de las directoras les mandan una circular diciendo que hay asueto y ¿quién va a ir? Lo que es ilógico es que la gente que está a nivel provincial, no acá, no piense que hay muchísimos chicos que de 14 días comen cuatro", se lamentó el titular del Consejo Escolar.

Otro de los argumentos para defender el feriado largo en la reunión de Tres Arroyos fue que durante las fiestas la asistencia merma, pero Cusato consideró un desatino desatender a los que concurren cuando se encuentran dadas las condiciones para que puedan comer. "A la reunión asistimos unas 25 ciudades de la Provincia y hubo gente que quiso defender la postura ésta diciendo: 'Pero claro, si va el 50 por ciento'. Sí, pero sean el 10 o el 2 por ciento, son chicos que tienen que comer -subrayó- Más ahora, porque cuando están en la escuela quizás están más quietos; ahora andan todo el día: en la calle, en la pileta, tienen actividades deportivas o de lo que sea, lo cierto es que hacen un mayor gasto y no comen. Lo que sí se dejó en claro es esto se pueda rever para el próximo año. Lo que más duele es que están los insumos, está la plata, y los chicos no comen".

Comentá la nota