Por el nivel de informalidad “algunos aserraderos deben regularizar la situación de sus empleados”.

Luego de las inspecciones realizadas en los aserraderos ubicados en la zona de Tolhuin, el Ministerio de Trabajo pretende regularizar la actividad que se lleva a cabo con el objetivo de erradicar la "irregularidad y abusos registradas en ese lugar" en perjuicio del personal dependiente de algunos de esos establecimientos.
Así lo indicó el ministro Marcelo Echazú tras encabezar estas inspecciones, al sostener que "pude observar que hay mucha informalidad, y abusos", aunque destacó que "también hay gente que quiere hacer las cosas bien, y uno tiene por lo menos que brindarles el marco". "Por eso vamos a crear el encuadre para el que quiera cumplir lo pueda hacer y también ir concientizando al resto, y el que no se enmarque donde tiene que ser, sancionarlo", manifestó.

Además se reunió con la Cámara de los turberos, donde se solucionó un problema de encuadre del personal, "ya que antes sus trabajadores estaban encuadrados como minería y esto les implicaba un costo muy alto, sobretodo en lo que es el pago de la ART (Aseguradora de Riesgo de Trabajo)", e informó que en adelante estarán contemplados en el sector rural.

Echazú señaló que de esa forma "los costos van a bajar y pretendemos que el trabajo en negro, en esta actividad, desaparezca".

El funcionario remarcó que en dichas actividades, como en los aserraderos, es "muy difícil poder controlar esto pero es parte del objetivo, el poder tener un contacto más directo con la mayoría del cuerpo de inspectores nuestros favorece la tarea".

El ministro se mostró optimista y aseguró que "vamos a salir con energía renovadas como para poder afrontar este trabajo", y señaló que "hace falta más equipamiento para ir a esos lugares; es muy difícil acceder con los vehículos comunes, son zonas que no tienen fácil acceso".

Comentá la nota