Nisman confía en que el "Fino" será procesado pronto

El fiscal Alberto Nisman dijo que no le cabe "ninguna duda" que los siete imputados en la causa AMIA "serán procesados" en "no mucho tiempo más", entre ellos el titular de la Policía Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios.
"El juez federal Ariel Lijo recién hace un mes y medio se encuentra en condiciones de resolver la situación procesal de los siete imputados, y calculo que no en mucho tiempo más vamos a tener una resolución sobre este aspecto, que no me cabe ninguna duda que es el procesamiento de todos los imputados", dijo Nisman en declaraciones formuladas a radio Continental.

Entre los siete acusados que según el fiscal Nisman serían procesados están el flamante jefe de la Policía Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios; y el ex presidente Carlos Menem, y su hermano Munir, precisó el fiscal de la causa AMIA.

Para hacer esta afirmación, Nisman explicó que se basa en las "pruebas" que motivaron sus denuncias y que luego fueron "corroboradas con la investigación del juez Lijo", encargado de indagar a los siete imputados.

A Palacios se lo acusa, entre otras cosas, de avisarle a Alberto Kanoore Edul, otro de los imputados en la causa AMIA, que lo iban a allanar con siete horas de antelación.

"Los allanamientos se hicieron a las siete de la tarde y los llamados telefónicos para avisar fueron entre las 11.29 y 11.36 y, además, a teléfonos que no estaban en la causa", relató Nisman.

Reconoció que normalmente "se avisa que van a allanar en casos de narcotráfico, para poder concretar la detención", pero aclaró que ese trámite "se hace minutos antes" y no horas antes y que en el caso de Kanoore Edul se trataba de un "local a la calle" desde donde "se podía ver si estaba o no".

Nisman dijo que este hecho no fue aislado sino que forma parte de un plan que surgió en "los 12 días posteriores al atentado", motivado precisamente por la investigación que comenzó sobre Kanoore Edul, sobre quien recaían "muchos elementos sospechosos".

"Junto con Carlos Telleldín, Kanoore Edul era el principal sospechoso en un primer momento, justamente porque fue la persona que hizo la única llamada que recibió Telleldín el 10 de julio, 8 días antes del atentado", explicó el fiscal Nisman.

Agregó que este plan surge como consecuencia de la "relación personal de amistad" que el padre de Kanoore Edul tenía con el ex presidente Menem, dado que ambos provenían del mismo pueblo de Siria (Yabrud), y afirmó que esto fue lo que hizo que "se pare totalmente la investigación".

Incluso, afirmó que la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) levantó "intempestivamente" las escuchas telefónicas a Kanoore Edul, luego de "una orden del ex presidente Menem a través de su hermano Munir".

Nisman también se refirió a la conexión internacional del atentado, y calificó como una "escalada en la provocación" de Irán la reciente designación de Ahmad Vahidi como ministro de Defensa, e incluso la acusación del gobierno iraní de "injerencia argentina en asuntos internos" de ese país.

Vahidi tiene "pedido de captura internacional por Interpol desde el 2007, a pedido de Argentina, por su participación en la planificación del atentado a la sede de la AMIA".

"Es una persona que ha tenido una función relevante en la planificación del atentado. Incluso, en la reunión del 14 de agosto de 1993, entre las máximas autoridades iraníes, es uno de los que toma la decisión de llevarlo adelante", dijo Nisman.

Recordó que en ese momento, Vahidi era el jefe del grupo de elite que llevaba adelante los atentados terroristas del régimen iraní en el exterior y que hoy "tiene la máxima prioridad de búsqueda que un ciudadano puede tener" por Interpol.

Comentá la nota