Los niños no verán la tumba de Saddam

La tumba de Saddam Hussein está vedada a los niños. El gobierno iraquí prohibió ayer las visitas escolares al sepulcro del ex mandatario, que fue ejecutado en 2006, después de ser condenado por crímenes de lesa humanidad. Los leales a Saddam aún visitan de forma regular el lugar de su tumba en Awja, su aldea natal, donde permanece enterrado junto con sus dos hijos. Bagdad tomó la decisión después de que las escuelas situadas cerca de su antiguo bastión concertaran visitas para que sus alumnos visitaran sus restos.
"El gabinete ordenó al Ministerio de Educación, a la provincia de Salahuddin y al Consejo Provincial (de Tikrit) que adopte las medidas necesarias para prohibir las visitas organizadas a la tumba del ex presidente, para evitar lo que ocurrió con las niñas de la escuela de Tikrit", explicó el gobierno, a través de un comunicado. La orden emitida el lunes por el gabinete iraquí estuvo acompañada por otras que piden que se eliminen algunos signos y monumentos previos al 2003, cuando las fuerzas armadas de Estados Unidos invadieron el país y derrocaron al gobierno de Saddam. Según el gobierno iraquí, todos los restos de aquella época "glorifican el pasado régimen".

La tumba de Saddam es visitada regularmente por pequeños grupos de admiradores del ex líder, que fue condenado por el asesinato de 148 hombres y niños tras un atentado fallido en su contra. El gobierno iraquí actual, de mayoría chiíta, tiene poca tolerancia respecto de la admiración hacia Saddam, ya que cuando éste dirigía el país la mayoría chiíta fue perseguida sistemáticamente y, en varias ocasiones, masacrada, con el consentimiento implícito del gobierno nacional. Por eso, los esfuerzos por reconciliar al pueblo iraquí aún no incluyen a los miembros del partido Baass, la fuerza política que lideró Saddam hasta su muerte.

Comentá la nota