Ninguno comulgó con el alperovichismo

Hubo ejes repetidos en la apertura de las jornadas de presentación de las propuestas por parte de los partidos y frentes que compiten en los comicios del 28. Ayer fue el turno de los postulantes al Senado, y hoy, desde las 9, de las cabezas de lista para la Cámara de Diputados.
En la mesa inaugural, donde reinó la calma, la centro izquierda tuvo cuatro representantes: los partidos Obrero, Humanista, y de los Trabajadores Socialistas; más el Movimiento Libres del Sur. La quinta fuerza del panel fue el peronismo disidente del Partido Laborista. Entre los candidatos, tres fueron funcionarios: Osvaldo Cirnigliaro (con Fernando Riera); Bernardo Lobo Bugeau y Federico Masso (ambos con José Alperovich). Otro fue convencional constituyente en 2006 (Martín Correa), y el restante, Juan Véliz, no ocupó aún un cargo público.

Ninguno comulga con el alperovichismo, pero cuatro se identifican como totalmente opositores. Sólo Lobo Bugeau reivindicó al kirchnerismo y se referencia en Carlos Heller y en el intendente de Morón, Martín Sabbatella.

A último momento, quedó vacío el sillón de Guillermo Kuchar (Alianza Con Co.Vos), quien alegó un problema de salud.

Distintos o parecidos

En cada participación, el laborista Cirnigliaro citó su libro, "El festín de los caranchos" (dijo que pronto habrá una nueva edición, aumentada con hechos recientes) y planteó la necesidad de que el Estado recupere independencia y autonomía y se desarrolle un plan regional. Lobo Bugeau (PH), en tanto, describió su proyecto para defender el agua dulce en el territorio nacional, y reclamó la profundización del modelo político actual.

El PO y el PTS coincidieron en reclamar que se prohíban las suspensiones y los despidos y en que se aumenten los salarios. Correa (PO) exigió que a la crisis la paguen los capitalistas y no el pueblo. Véliz (PTS) llamó a la movilización popular para lograr cambios estructurales. Masso (MLS) prometió presentar un proyecto de ley de reparación histórica para Tucumán, empobrecido desde el cierre de ingenios en 1966.

Comentá la nota