Ninguno da el brazo a torcer

Ninguno da el brazo a torcer
Ricardo Alfonsín y Oscar Aguad disputan la presidencia de la bancada. Parecían encaminados a un acuerdo, pero anoche volvieron a enfentarse. El bonaerense tiene el respaldo de Gerardo Morales. Al cordobés lo apoya Julio Cobos.
Hasta anoche a última hora, el bloque de diputados radicales se rompía en dos. Los sectores liderados por Julio Cobos, que impulsa la continuidad de Oscar Aguad al frente de la bancada, y el que conduce Ricardo Alfonsín con el apoyo de la conducción orgánica de la UCR no habían alcanzado un acuerdo para la designación de las próximas autoridades del radicalismo en la Cámara baja. Hoy a la 10 de la mañana el titular del partido, Gerardo Morales, recibirá a los 18 legisladores que acompañan a Alfonsín, en una demostración de fuerza y un intento por obtener una definición contundente del Comité Nacional.

Las negociaciones venían avanzando hasta que el sector de Aguad insistió en incluir en la votación a los cobistas de otras bancadas que se incorporarían al bloque radical a partir de diciembre. La tensión llegó a su máximo punto durante la mañana de ayer. En una conversación telefónica, el vicepresidente acusó a Alfonsín de buscar la ruptura del radicalismo. El hijo del ex presidente le respondió que no había sido él quien se había ido del partido. En paralelo, a Aguad lo denunciaban por incumplir su promesa de postergar la elección de hoy y sostener la convocatoria a los 44 integrantes que tendrá el bloque a partir del 10 de diciembre, incluidos los cobistas que actualmente integran otras bancadas.

Por la tarde, las negociaciones entre los emisarios de Aguad, el cordobés Hipólito Faustinelli, y de Alfonsín, el entrerriano Gustavo Cusinato, parecieron encaminarse hacia un acuerdo que conformaba a las dos partes. Alfonsín ocuparía la vicepresidencia primera de la Cámara y Aguad seguiría un año más al frente del bloque. Cumplido ese plazo intercambiarían sus lugares. El arreglo incluía que el resto de los cargos fuesen definidos en una votación por los 34 radicales "puros".

Sin embargo, las presiones de los cobistas para terciar en esa discusión y ocupar espacios de poder en el bloque forzaron un cambio de los planes: Aguad propuso elegir hoy sólo al presidente y dejar para más adelante la definición de los demás puestos, pero ahí sí con la participación de los ex radicales K.

Actualmente Alfonsín cuenta con 18 votos, mientras que Aguad tiene 16 –a último momento el cordobés Heriberto Martínez Oddone se inclinó por su comprovinciano–. La incorporación de los cobistas inclina la balanza en favor de Aguad. Detrás del actual presidente de la bancada están Leopoldo Moreau, Federico Storani, Enrique "Coti" Nosiglia y Rafael Pascual, entre otros caciques. Todos ellos aliados del vice en su afán por recuperar con su ayuda el terreno perdido a manos de la actual conducción radical.

En este marco, los alfonsinistas anticiparon que no van a concurrir hoy a la votación del bloque, citada para las 11 de la mañana. Temen que si van, la participación de los cobistas se vuelva irreversible. "En este momento hay un bloque de 18 diputados", decían en el entorno de Alfonsín, demostrando que se había roto el vínculo. Más temprano Aguad había tenido una reunión con todos sus hombres, de la que también participaron los cobistas conducidos por el titular de la bancada Consenso Federal, Daniel Katz, del riñón de Cobos.

Alrededor de las 22, Alfonsín se comunicó con Cobos para avisarle que no participarían de la votación y que el bloque se quebraba. El vice prometió mediar para calmar las aguas y que la sangre no llegue al río. En la jugada del vicepresidente, diez diputados deberían votar autoridades del radicalismo, aunque recién se incorporarán a la bancada luego del recambio legislativo.

Después de diciembre el bloque Consenso Federal quedaría con dos integrantes: Katz y Sergio Pinto (en reemplazo de la senadora electa Laura Montero). En las últimas elecciones fueron elegidos Ricardo Manzur y Mario Barbieri, dentro del Acuerdo Cívico y Social, que de no unirse a la UCR, irían a ese bloque. Los dos legisladores del Frente Cívico catamarqueño, Genaro Collantes y Mariana Veautre, también seguirían los pasos de Cobos, al igual que el correntino Rudy Fernández, que responde al gobernador Arturo Colombi.

Los ex radicales K, Norberto Erro –quien responde al intendente de San Isidro, Gustavo Posse– y Gustavo Serebrinsky serían otras dos flamantes incorporaciones. Por último, la diputada evangélica, ex Recrear y compañera de maratones de Cobos, Cinthia Hotton, podría engrosar las huestes de un radicalismo que si termina unido, será la primera fuerza de la oposición tanto en Diputados como en el Senado.

Del resultado de esta negociación también depende la elección del presidente del Comité Nacional que se realizará el 4 de diciembre y para la que se perfila el mendocino Ernesto Sanz como candidato de consenso.

Comentá la nota