Ningún miembro de la Corte podría juzgar a Frías de Ruiz

Los vocales estarían inhibidos de integrar el Jurado de Enjuiciamiento por ser denunciantes. Si la comisión legislativa da curso al planteo de destitución se abriría un debate doctrinario. Posibles salidas.
Una discusión doctrinaria, seguramente, generará la circunstancia de que la Corte Suprema de Justicia haya pedido la destitución de una fiscala de Instrucción (Eva Frías de Ruiz, de Concepción). Porque en el supuesto de que la comisión de Juicio Político de la Legislatura decidiera que corresponde someter a aquella a un proceso de remoción, el órgano que la juzgará será el Jurado de Enjuiciamiento, donde uno de ocho integrantes es, justamente, un miembro de la Corte.

Como consecuencia de la reforma de 2006, en materia de destitución fueron establecidos dos sistemas. En primer lugar, el tradicional juicio político, con intervención exclusiva de la Legislatura, que, en la órbita judicial, sólo ha quedado reservado para los vocales de la Corte Suprema y el ministro fiscal de esta última.

Mientras tanto, respecto de los camaristas, jueces, fiscales y defensores oficiales, debe actuar el Jurado de Enjuiciamiento, un órgano que lo conforman cinco legisladores (Antonio Raed, Alejandra Cejas, José Gutiérrez y Miriam Gallardo de Dip, y el opositor José Cano), un representante del Poder Ejecutivo (Edmundo Jiménez), un miembro de la Corte (Antonio Estofán), y un abogado (Silvia Peyracchia).

Precisamente, Estofán, al igual que los otros vocales de la Corte, suscribió la acordada 930/2009, por medio de la cual el alto tribunal se dirigió expresamente a la comisión de Juicio Político para que someta a un proceso de destitución a Frías de Ruiz por supuesta "falta de cumplimiento" de los deberes a su cargo, "inexcusable ignorancia del derecho" y "negligencia en el manejo de la unidad funcional".

En el caso de que la comisión de Juicio Político decidiera acusar a la fiscala ante el Jury se planteará quién representará a la Corte en dicho órgano constitucional. Estofán ni ninguno de los vocales podrá hacerlo, porque todos firmaron la acordada.

En la resolución de causas jurisdiccionales está previsto el mecanismo de reemplazo de un miembro de la Corte (por un camarista, por ejemplo) en los supuestos de excusación o recusación de un vocal en una causa. Cabría preguntar si esta salida es posible en este caso, teniendo en cuenta que el artículo 127, inciso 3 de la Constitución exige que el miembro de la Corte -ante el Jurado de Enjuiciamiento- sea elegido "por sus pares". A eso hay que sumar la pregunta de si ese camarista, hipotéticamente, podría en el Jury, en nombre de la Corte, sostener una posición diferente a la asumida institucionalmente por el alto tribunal cuando formalizó la denuncia contra la fiscala ante la comisión de Juicio Político.

Comentá la nota