Ningún intendente milita la reforma para limitar la reelección.

La mayoría de los jefes comunales están de acuerdo con la restricción, pero las comunas no realizan acciones por el "Sí".
Mientras varias ONGs de la provincia se abocaron de lleno a difundir la necesidad de limitar la reelección de los intendentes apoyando la boleta del "Sí" en la elección del 28, los propios jefes comunales se muestran a favor de la reforma del artículo 198 de la Carta Magna pero admiten que no tiene recursos para afrontar una campaña de difusión masiva y trasladan esa responsabilidad al gobierno de Celso Jaque.

La excepción la marcaron los caciques justicialistas de General Alvear, Juan Carlos De Paolo, y de Guaymallén, Alejandro Abraham. En la visión de ambos dirigentes , elegir a la persona que conduzca los destinos de cada departamento es "una atribución de la gente" y no debería ser restringida por una ley.

Igualmente, de lograrse la mayoría necesaria para impulsar la reforma, cualquiera de los intendentes actuales podría mantenerse en el cargo hasta 2019 ya que la restricción constitucional entraría en vigencia recién a partir de 2011 (ver aparte).

Saber qué opinan los protagonistas principales de la reforma fue intención de Los Andes al contactar a los jefes comunales. De los ocho caciques departamentales que dieron a conocer su postura son seis los que ven como una necesidad de transparentar el sistema democrático "poner un límite a la reelección indefinida". Incluso algunos reclamaron una medida similar para concejales y legisladores.

Entre los intendentes con posturas favorables al "Sí" a la reforma del artículo 198, la mayoría cumple con el segundo mandato al frente de las comunas. Éste es el caso de Eduardo Giner (Tunuyán), Mario Abed (Junín), Rubén Miranda (Las Heras), Roberto Righi (Lavalle) y Omar Félix (San Rafael). Jorge Difonso, que asumió al frente de la Municipalidad de San Carlos en 2007, también apoya el "Sí".

Una batalla complicada

Para que la reforma constitucional sea aprobada, hacen falta más de 590 mil votos por el "Sí", un número bastante significativo porque equivale a la mitad más uno de los empadronados, no de los votantes. Por eso mismo la enmienda del artículo 198 no está asegurada de antemano.

En este contexto, es poco lo que los jefes comunales están haciendo para limitar sus propias reelecciones. Algunos se escudan detrás de la escasez de recursos y le endilgan al Gobierno provincial toda la obligación de dar a conocer la reforma.

Hasta el momento lo único que han propiciado estos intendentes es "el ?boca a boca' en las reuniones con los vecinos por la campaña", como sostuvieron Difonso y Miranda. Mientras, Abed reconoció que "vivimos el día a día y hay cosas más urgentes".

Por ahora las acciones pro-reforma están en manos de las ONG que salieron a militar el "Sí" y de la campaña gubernamental de difusión que comenzó el fin de semana por los medios masivos, que da a conocer los términos de la consulta popular.

"Estoy totalmente de acuerdo con la reforma. Más de una reelección no es convenientes al sistema. Fomenta el aburguesamiento del funcionario y no promueve la inclusión de nuevos dirigentes", destacó Giner. Su par de Junín, Abed, consideró una buena decisión "limitar la cantidad de años. Cuatro años es poco, por eso hace falta un período más para realizar muchas cosas que quedan pendientes. Pero con eso está bien", aseguró.

En la misma situación está Miranda, de Las Heras: "He fijado una postura a favor", dijo y, al mismo tiempo, reclamó "una reforma mucho más amplia que abarque a todos los cargos electivos. Tiene que haber una sola reelección para todos", indicó.

Difonso, el hombre que en diciembre cumplirá su segundo año al frente de San Carlos, opinó que poner topes a las reelecciones es "saludable y fijé una postura por el ?Sí'. Cuando una gestión es buena es porque hay un equipo detrás que lo acompaña y tranquilamente cualquiera de las personas que lo integra puede seguir con el proyecto", expresó.

Dos votos por el "No"

El "No" a la reforma estuvo en boca de dos caciques justicialistas: Abraham y De Paolo. El primero sustenta esa postura en que las limitaciones van contra "la voluntad popular" ya que "la cultura cívica de los mendocinos es lo suficientemente madura como para saber a quién elegir", explicó Abraham.

En la misma dirección habló el intendente de Alvear: "Es una atribución de la gente y no de las leyes. El pueblo es quien nos enseña lo que hay que hacer o no".

Comentá la nota