Niñez: un proyecto cajoneado dos años por el Ejecutivo

En el Frepam no quedaron conformes con la exposición del ministro de Bienestar Social. "Hace 25 años que gobierna el justicialismo y todavía dicen que tienen que planificar", criticó la oposición.
Aunque el ministro creyó haber respondido a las expectativas, en su paso por la Comisión de Hacienda de la Legislatura provincial, lo cierto es que los diputados de la oposición coincidieron en calificar la gestión del gobierno de Oscar Mario Jorge, y particularmente lo que tiene que ver con el área de Bienestar Social, como "voluntarista y de buenas intenciones".

El diputado Hugo Pérez y Carlos Pessi (Frepam) al cabo de la exposición ministerial para abordar distintos aspectos del presupuesto en el MBS, no dudaron en señalar que hay "improvisación" y sostuvieron que el Gobierno provincial formuló un Presupuesto 2010 "a las apuradas".

En el Frepam realizaron un minucioso análisis de lo previsto por el Gobierno provincial y lo efectivamente ejecutado. Así determinaron que la Subsecretaría de Políticas Sociales tiene asignado para 2010 un Presupuesto de 14.333.324 pesos, contra los 11.774.338 previstos para el año en curso.

Con respecto a la ejecución de las partidas presupuestadas para 2008 por ley de Descentralización para la Subsecretaría de Política Social fue ejecutado sólo un 59% de lo previsto. Esto es unos 5,7 millones de 9,8 presupuestados del programa de Asistencia Alimentaria. ¿Qué se hizo con el resto y cómo fueron reasignados sus montos?, es una pregunta que quedó sin respuesta.

Fernández Mendía expresó que para su área "hay un incremento de la partida presupuestaria de más del 6%, que es una pauta bastante general, y hay algunas partidas de refuerzo alimentario y de ayuda a municipios que están incrementadas en un porcentaje mayor, fundamentalmente porque sabemos que el 2010 va a ser un año todavía complicado". Fue optimista y aunque admitió que no siempre se tiene el presupuesto deseado, "sobre todo en épocas de crisis, entendemos que vamos a poder trabajar bien. Aspiramos a lograr una sinergia que nos permita potenciar la acción del ministerio, a partir del trabajo en conjunto con los otros ministerios y a hacer una reingeniería en el uso de los fondos internamente en el ministerio, tratando dar un mayor impulso a la cuestión social". Apuntó que "siempre hay gastos prioritarios respecto a otros, lo que nos obligaría a cambiar el orden de prioridades", y analizó que en lo referido a deportes se pondrá "mayor énfasis énfasis en el deporte social por sobre la alta competencia".

Violencia.

Se refirió después al incremento de la violencia, y aunque aclaró que nuestra provincia "no está entre las peores en ese aspecto, se ven síntomas preocupantes". Reiteró "que todos tenemos que bajar un cambio y que la sociedad debe desarmarse a partir de un hecho puntual que todos conocemos. Pero hay un número de armas muy alto en toda la provincia, dato que nos reveló el servicio de ayuda al suicida porque la cercanía de un arma de fuego tiene relación directa con el suicidio. A todas luces es conveniente que todos vayamos abandonando las armas, sobretodo los que no las usamos habitualmente. Es decir, por ejemplo, aquel que heredó un arma puede tentarse a utilizarla negativamente o puede también darse el hecho de que podría entrar un ladrón desarmado y salir de la casa armado".

Los pibes de la esquina.

Después el funcionario aclaró que nunca quiso "estigmatizar a los pibes de la esquina como que necesariamente sean delincuentes. Sí que hay un proceso necesario de identificación de los niños y adolescentes y en caso de una familia disfuncional donde no encuentran elementos para identificarse, tienden a hacerlo con algunos grupos que no son los más convenientes, y en muchos casos la asociación de la noche, el alcohol y alguna otra sustancia para los jóvenes suele ser un camino para la delincuencia".

Agregó que se trabaja "en conjunto con la gente de la Justicia y legisladores para que nos ayuden a pensar cuál debería ser el modelo que, enmarcados en la Convención de los Derechos del Niño, nos ubique en un corpus normativo general que nos permita atender la problemática de la niñez y adolescencia. Todavía no tenemos definido el cuerpo normativo que impulsaremos en ese sentido".

En este punto Hugo Pérez lo consultó acerca de un proyecto de ley sobre Niñez y Adolescencia (ver página 14) que se elaboró en la gestión de Carlos Verna, que quedó "encajonado" desde poco antes que aquel dejara la gobernación, y que nunca fue considerado por Jorge. Fernández Mendía admitió que podría ser "un punto de partida" para un consenso y empezar a trabajar en "tres o cuatro meses". La diputada Silvia Petitti había vuelto a impulsarlo el mes pasado, dejando en claro que no se trataba de una iniciativa propia.

Dos años durmiendo en un cajón...

El 7 de diciembre de 2007 (tres días antes de dejar su lugar a Oscar Mario Jorge), el entonces gobernador Carlos Verna recibió del que era ministro de Bienestar Social, Sergio Ziliotto, el Anteproyecto de ley de Protección Integral de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, y Creación de la Justicia Civil y Penal de la Niñez, Adolescencia y Familia.

El trabajo, que apunta a derogar la Ley 1270, que es la normativa vigente en la materia, fue fruto de la tarea de una Comisión Interdisciplinaria "ad hoc" que se constituyó en 2004, convocada por el MBS.

Participaron representantes de distintos organismos del Poder Ejecutivo Provincial, Poder Judicial, el Ministerio Público, la Universidad Nacional de La Pampa y organizaciones de la sociedad civil.

Se hizo un primer proyecto, el que fue remitido a la Legislatura Provincial, se trató en Comisiones pero no llegó al recinto.

En 2006, se volvió a convocar a la Comisión Interdisciplinaria, ya que había sido sancionada a fines de 2005 la Ley Nacional 26.061 de "Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Simultáneamente, en La Pampa, se había sancionado el nuevo Código de Procedimiento Penal.

La Comisión readecuó el proyecto anterior conforme a la nueva normativa nacional y provincial, y tras un año y medio de trabajo se terminó el anteproyecto y se lo elevó al gobernador Verna, al concluir su mandato, para su posterior remisión a Diputados para su tratamiento.

A las pocas horas asumió Oscar Mario Jorge y también lo hizo Gustavo Fernández Mendía como ministro de Bienestar Social, área de competencia en esta problemática de la minoridad.

Pasaron casi dos años, Fernández Mendía dejó el MBS para hacerse cargo de la intervención a la Municipalidad de Santa Rosa, después volvió a la Provincia y hace algunos meses retomó la conducción del ministerio.

Durante todo este tiempo, las cuestiones vinculadas al Estado Provincial y su competencia en la guarda, tutela, custodia y tratamiento de los menores en conflicto con la ley o en riesgo social se fueron resintiendo al extremo de que, denuncia de por medio sobre irregularidades publicadas en LA ARENA, devino este año en la remoción de todas las autoridades involucradas en el tema, incluyendo los responsables del IPESA y de los hogares de adolescentes.

Anteproyecto.

El anteproyecto elevado a fines de diciembre de 2007 se basa en el espíritu de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, en la Ley Nacionall 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes; y en tres instrumentos elementales para su tratamiento: las reglas mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de la Justicia Juvenil, las reglas mínimas de Naciones Unidas para los Jóvenes Privados de la Libertad y las directrices de Naciones Unidas para la Administración de la Justicia Juvenil.

El nuevo marco normativo que tiene vigencia en todo el territorio nacional, se inscribe en los principios que informan lo que ha dado en llamarse la doctrina de la protección integral de los derechos de la infancia y adolescencia, paradigma que viene a sustituir el antiguo modelo tutelar o "de patronato", siendo uno de los ejemplos más representativos del mismo la Ley 1270, la que debió ser derogada a partir de la sanción del anteproyecto que se quedó en el despacho del gobernador.

En busca de un salto cualitativo en la concepción de la niñez y adolescencia, tomándolos como sujetos plenos de derechos, la Comisión Interdisciplinaria tuvo en cuenta los siguientes aspectos: Reconocimiento de las niñas, niños y adolescentes como sujetos plenos de derecho y de su capacidad progresiva para ejercerlos; el interés superior de éstos; la valoración y responsabilidad de la familia como lugar natural de contención y educación y la desjudicialización de la problemática social, la protección de la familia y del vínculo de la niña, niño o adolescente a la autoridad parental y la necesidad de proveer medidas especiales de protección.

En el anteproyecto también se hace hincapié en la jerarquización de la función judicial, devolviéndole su misión específica de dirimir conflictos de naturaleza jurídica y eliminando el procedimiento asistencialista que contempla la ley vigente (la 1270); la eliminación de internaciones que no se vinculen a la comisión de delitos o contravenciones, debidamente comprobados; la igualdad ante la ley, la defensa en juicio y el debido proceso; la creación de Agencias Fiscales y Juzgados Penales de Juicio de la Niñez y la Adolescencia específicos y especializados; y la creación de los Juzgados de la Niñez, Adolescencia y Familia, y Justicia Penal de la Niñez y Adolescencia para la Tercera Circunscripción Judicial.

Comisión.

La Comisión Interdisciplinaria "ad hoc" que elaboró el anteproyecto "dormido", estuvo conformada por: Daniel Sáez Zamora, And´res Zulaica, María García Fava, Luis García y María Funes (por el Poder Judicial); Vanesa Ranocchia (Fundación Llegar a Tiempo), Susana Powell (Asistentes Sociales); Facundo Bon Dergham (Secretaría de Derechos Humanos); Lis Norberto (Universidad Nacional de La Pampa) y María Figueroa Echebeste (Ministerio de Gobierno).

La conformación de la Comisión se completaba con: Graciela Rosales (Educación); Diego Alvarez, Juan Bonino, Alicia Echebeste y Juana Jutterpeker (Bienestar Social); María Cristina Baladrón, Mario de la Torre, María Higonet, Laura Tapia y Mario Bongianino.

Comentá la nota