Niegan ruptura en la UCR

El concejal piquense Rubén Obiols (Frepam) dijo que no podía juzgar el accionar del radicalismo pampeano. “Si los dirigentes actuaron bien o mal, desconozco el tema para dar una opinión”, explicó.
GENERAL PICO. La situación de la diputada provincial Silvia Petitti es una brasa caliente para el radicalismo, en pleno verano. Todos tratan de eludir el tema de su descomunal endeudamiento y lo asocian a una “cuestión privada”. Los dirigentes del comité local parecen ajenos al escenario político que se ha planteado y deslindan responsabilidades, para evitar que las incandescencias los alcance.

Rubén Obiols, concejal piquense por la UCR, habló al respecto. “Desde mi punto de vista personal, el comité radical de Pico no tiene injerencia sobre la vida privada de las personas y esta cuestión ha sido suficientemente tratada: daría la sensación de que se ha tratado de darle una cobertura de benevolencia a las personas, que lucran con la necesidad de los demás, como son los usureros”, dijo el edil.

– ¿Considera que no tiene connotación política el caso Petitti?

– Sí, por supuesto. Tuvo un detonante político, ya que se fue del bloque y formó uno unipersonal. En todo caso, el tratamiento le corresponde al bloque del Frepam y a la UCR en el orden provincial y no local.

– ¿Pero ella no surge del Comité General Pico?

– No tiene nada que ver. Nosotros tenemos una división en las cuestiones políticas entre lo local y lo provincial. Específicamente, la carta orgánica no habilita para hacer ningún tipo de análisis de las cuestiones locales.

– ¿En el ámbito provincial, el radicalismo manejó correctamente el tema?

– No soy quien para juzgar esa situación. Partiendo de la base que es una cuestión personal, yo no sé si el partido, salvo por las derivaciones políticas que tuvo, tendría que haber actuado. Además lo que a ella le ocurrió tiene que ver exclusivamente con una cuestión personal y no estatal.

– ¿La dejó sola la Línea Blanca?

– No tengo ningún tipo de información al respecto. Soy un allegado a la cúpula de la línea blanca, pero no un dirigente y en ningún momento lo fui.

– ¿El radicalismo actuó bien respecto a Petitti o debería haberla apoyado hasta las últimas consecuencias?

– Desconociendo los pormenores de la situación por la que atraviesa, desde mi punto de vista, insisto que fue una cuestión personal y se tiene que resolver dentro del ámbito legal. Si mañana un fiscal encuentra pruebas de que puede haber cometido un acto doloso y la procesan, entonces sería para analizar desde un ámbito distinto. Si los dirigentes actuaron bien o mal, desconozco el tema para dar una opinión. Yo no tengo nada que ocultar.

– ¿Esta situación se conocía antes de las elecciones?

– Jamás alguien lo planteó como una situación de esta magnitud. Yo me enteré en julio, antes de las elecciones. Yo no sabía nada.

– ¿El caso genera un conflicto dentro del radicalismo?

– No, para nada. Seguramente existe algún pícaro político o algún sector que pretende aprovechar esta situación para cargar sobre alguna cuestión interna partidaria, pero eso no corresponde y el tema se debe tratar separadamente del radicalismo.

Comentá la nota