Niegan (más o menos) "desastre ecológico"

Se había denunciado en la planta de tratamiento del Parque Industrial. Dicen que el 90 por ciento de los líquidos cloacales se vuelcan al río "crudos", como vienen. El gobierno neuquino habla de una capacidad de tratamiento de 60%. Y que se avanzará con una planta nueva.
El subsecretario de Obras Públicas de Neuquén, Luis Acuña, desestimó la magnitud del "desastre ecológico" en la zona de Parque Industrial por desagüe de líquidos cloacales en el río Neuquén, que habían denunciado primero los trabajadores del EPAS y después el secretario de Gobierno del Municipio capitalino, Mariano Mansilla.

El funcionario, en declaraciones al programa "Plural", por la radio RDV 90.7 este sábado, sostuvo que la planta de tratamiento procesa aproximadamente 60% de los líquidos -reconociendo de esta manera una fuerte carencia- y que la laguna que se forma con los vertidos de la planta funciona como una pileta de decantación "natural", que permite llegar a los líquidos al río por infiltración y no directamente.

Los denunciantes habían planteado que sólo el 10 por ciento de los líquidos recibido en la planta es tratado como corresponde. "Puede haber una falta de exactitud en las cifras estimadas", dijo Acuña.

Destacó Acuña además que está en marcha el proceso de proyecto de una obra que permita tratar como corresponde los líquidos cloacales que se reciben en la planta, para lo que se necesita fundamentalmente el financiamiento necesario. "Hacer un proyecto no es solo expresar un deseo", dijo el funcionario, quien afirmó que tuvo muchas reuniones "con el intendente Farizano, con Mariano Mansilla, con Libres del Sur" y que nunca le habían planteado este problema en concreto.

Acuña se refirió también a que la planta en principio se había construido para tratar los líquidos contaminantes de las empresas del parque industrial; y después se reconvirtió para recibir las conexiones de los barrios que se fueron construyendo en la zona.

Como siempre ocurre en Neuquén, la velocidad del crecimiento habitacional superó el de la infraestructura de servicios. La misma explicación dio Acuña para el canal Durán, otro foco de polémica en la capital neuquina por estos días, pues se desborda fácilmente también por una causa explicable desde el punto de vista del crecimiento urbano sin la correspondiente planificación.

Comentá la nota