Niegan internas en la CGT a partir del proyecto de ley que prohíbe las explotaciones mineras

Desde distintos gremios negaron enfáticamente diferencias con el secretario general de la CGT Marcelo Marcovich. Aseguraron que hay coincidencias sobre los avances de la ley.
Los rumores de un fuerte internismo en la CGT local a partir de los apoyos al proyecto de ley, con media sanción en el Senado bonaerense, que prohíbe las explotaciones mineras, fueron negados enfáticamente ayer desde distintos gremios.

Las fuentes consultadas por este Diario remarcaron que la postura gremial es uniforme, y destacaron las coincidencias con el líder de la central obrera y de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), Marcelo Marcovich. Precisamente, los rumores habían apuntado a su persona, pero la operación fue rápidamente desbaratada.

En esa sintonía respondieron ayer Daniel López, líder de los Madereros, y Carlos Reyes, al frente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

En bloque

En principio, López recordó que este año "se formó la Agrupación Juan Domingo Perón, que venía a ser lo mismo que las 62 Organizaciones, y a partir de ahí comenzamos a trabajar en política. Pero desde la CGT nunca hubo una interna ni un enfrentamiento con nadie". Su objetivo fue aclarar aspectos políticos ideológicos en el seno de los gremios.

-Para pasarlo en limpio, ¿los apoyos a la ley fueron totales, independientemente de los posicionamientos políticos?

-Los gremios que no estaban con el kirchnerismo también apoyaron la "ley Auza", porque se conformó un solo bloque acá en Tandil. Tenemos algunas diferencias ideológicas a nivel nacional, pero en Tandil estamos conformados como un solo bloque y apostamos a la unidad. A nosotros nos mueven diariamente los problemas de la política local, como la metalmecánica, la minería, etc.

-Pero igual subrayaron aspectos negativos de la ley...

-Creemos que en dos años van a aparecer algunos problemitas, cuando las canteras deban cerrar. Si bien los trabajadores tienen la continuidad asegurada, van a surgir complicaciones con las actividades paralelas, como electricidad, mecánica, choferes, tornería, que van atadas a las minería.

-¿La consideran el mal menor?

-Lo que sí decimos es que esta ley es mejor que la que en su momento proponía el radicalismo, que era bastante cerrada, proponía la expropiación y no se privilegiaban los intereses patrimoniales pero tampoco los de los trabajadores.

Pensamos profundamente, entre todos los gremios, qué era lo mejor, y en este caso era lo que venía haciendo el senador Auza.

No queremos bajo ningún punto de vista que se dañe el paisaje de Tandil, hay que protegerlo. Sí había que variar la explotación en otro sentido, que es lo que no quería hacer el Municipio, porque no quería comprometerse ni inspeccionar.

-Entonces, ¿la ley no dividió las aguas y no hay problemas con Marcovich?

-No, bajo ningún punto de vista. La nota que sacamos y que apoyaron los 25 gremios está firmada por él, que dijo que dentro de todos los problemas que tiene el sector minero, la ley era lo mejor para este momento. Siempre pensamos para adelante, creemos que puede ser mejorada.

"Hubo consenso"

Carlos Reyes, de la UOM, repitió con el mismo énfasis los argumentos de su par maderero.

"El tema se trabajó mucho junto a Marcelo (Marcovich). Néstor (Auza) siempre contó con el acompañamiento de Marcelo, teniendo en cuenta las opiniones que vertía desde el gremio. Creo que no hay ningún tipo de interna ni nada que se le parezca".

-¿Hubo consenso en los gremios sobre los alcances de la ley?

-Sí, se trató de sacar lo mejor posible dentro de una situación en la que se hablaba de trabajadores en la calle. Lo nuestro fue muy claro, en su momento una delegación nuestra, después de mucho insistir, fue atendida por (Miguel) Lunghi. Le planteamos nuestro malestar porque no se había consultado a los trabajadores y había ignorado a sus representantes.

-Insisto, niega las internas...

-Le repito, no creo que haya internismos dentro de la CGT.

Comentá la nota