Una nicoleña transplantada de páncreas aislado con éxito

Sin estar en diálisis

Se trata de María Lorena Ruegsegger de 32 años, una de las seis personas en Argentina que recibió un transplante de ese tipo sin estar en diálisis. Es una paciente diabética que fue operada el 27 de noviembre pasado y en una semana ya presentaba una recuperación notable. EL NORTE habló con el equipo médico que siguió el caso.

En horas del mediodía de ayer visitó la clínica de la UOM de nuestra ciudad el cirujano transplantólogo de órganos abdominales del Instituto Nephrology de Capital Federal, Dr. Gabriel Illanes, quien realizó un transplante de páncreas aislado a la nicoleña María Lorena Ruegsegger. La paciente tiene 32 años y padecía de diabetes desde hacía once.

Se trata de un caso novedoso, dado que actualmente sólo se hicieron seis transplantes de este tipo en nuestro país, en una etapa anterior a la diálisis. En diálogo con EL NORTE, el cirujano Illanes sostuvo que generalmente se transplanta a los pacientes cuando ya están en diálisis –hay 78 operaciones realizadas-, “pero pacientes diabéticos que no estén en diálisis que tengan la posibilidad de tener un transplante son una minoría”, aclaró.

Haciendo referencia al caso mencionado detalló que fue un transplante de páncreas aislado en una paciente diabética tipo 1, con los riñones que todavía no estaban en diálisis pero que “habían empezado a claudicar” y que presentaba muchas complicaciones propias de la diabetes como neuropatía.

“Lorena fue una de las seis personas afortunadas en el país que tiene un páncreas transplantado que funciona. El deterioro de la enfermedad no va a cambiar de un día al otro pero las lesiones no van a evolucionar más y posiblemente las cosas que la incomodan ahora van a ir cediendo logrando mejorar su calidad de vida”, declaró. La operación se llevó a cabo en Capital Federal.

En espera

Según el especialista actualmente hay en Argentina un total de 6.000 personas en la lista de espera para ser transplantadas, en la lista de espera de reno-páncreas hay alrededor de 80, y páncreas aislado son 7 u 8 pacientes.

“Cuando los veo en el consultorio antes de entrar a cirugía les digo a los pacientes que cuando les tocó la diabetes se ganaron la lotería al revés, porque qué culpa tenían ellos. Pero cuando están para transplantarse en un país donde hay 22.000 personas en diálisis y 6.000 en lista de espera, al ser uno el que está por recibir el órgano se volvió a ganar la lotería de la otra manera”, declaró el Dr. Illanes.

Y agregó: “Lorena esperó sólo cuatro días en la lista. Es un orgullo nuestro, digo como argentino porque el transplante excede al hecho médico, es un hecho social donde hay muchos actores que intervienen: el Estado que regula las prácticas, la generosidad de la familia donante y el financiador. Por suerte uno ve que diferentes actores con diferentes niveles de responsabilidad actúan para el mismo lado para lograr esto que es un milagro”.

En esta ocasión, se observó el trabajo conjunto de los distintos actores de San Nicolás que llevaron el seguimiento del caso y posibilitaron la concreción de la operación como la Clínica Nuestra Señora del Rosario (de la UOM) y la obra social OSAP.

Evaluaciones

El Jefe de Servicio de Diálisis de la Clínica de la UOM, el Dr. Gustavo Corpacci explicó que Lorena concurrió al consultorio de Nefrología porque comenzaba con un incipiente daño renal como consecuencia de la diabetes, pero lo que gobernaba su caso era la diabetes descompensada que generaba internaciones muy seguidas. Estaba asistida con un bastón.

“Como consecuencia de la primera consulta conmigo y viendo la progresión de su enfermedad se plantea la posibilidad de hacer una consulta en Buenos Aires para evaluar la situación de un probable transplante de páncreas”, manifestó aclarando que no es un transplante masificado como otros, y son muy contados los efectuados.

Posteriormente la enviaron al centro de evaluación donde le realizaron todos los estudios. En cuanto a transplante se refiere el paciente es evaluado desde el punto de vista clínico que incluye evaluaciones clínicas, cardiológicas, gastroenterológicas, y demás exámenes, para verificar que el paciente tolere la cirugía y la medicación destinada a disminuir el rechazo del páncreas.

“El centro de implante evalúa al paciente y cuando está toda la carpeta completa se manda al INCUCAI donde cargan los datos. Cada órgano que aparece tiene una información genética que se mide mediante la histocompatibilidad, de acuerdo a la cual se cotejan los datos del paciente y el donante”, manifestó Corpacci.

Quien destacó la predisposición de la obra social por acompañar el caso y permitir la realización del transplante.

La protagonista

María Lorena Ruegsegger tiene 32 años, es diabética desde hace once y sufrió variadas descompensaciones e internaciones. En diálogo con los medios sostuvo que sentía el organismo muy debilitado hasta que llegó el día en que le propusieron el transplante.

“Enseguida estuve de acuerdo y ahí empezamos. La obra social no me falló nunca y estoy muy agradecida. El 27 de noviembre cambió mi vida”, manifestó. Asimismo declaró que sintió un cambio inmediato: “Empecé a sentir la pierna, ya no tengo más pañales ni sonda. Fue muy rápida la recuperación, no sentí dolor, no tuve fiebre, nada”.

“Ahora digo que tengo dos fechas de cumpleaños. Tengo ganas de hacer cosas y empiezo la rehabilitación en marzo. Te da vida. Muchas veces pensé para qué vivir así, y hoy no”, sostuvo.

El equipo médico resaltó la importancia de ser donante y la necesidad de insistir en la toma de conciencia sobre la problemática. “Creo que la gente tiene conciencia y creo que el INCUCAI hizo muchísimo porque es una institución muy fiable, nunca tuvo una denuncia ni una queja. Una institución del Estado que tenga ese grado de confiabilidad en la gente es muy difícil de encontrar”, dijo el Dr. Illanes.

Comentá la nota