San Nicolás elegida para Escuelas del Bicentenario

Programa de mejora para la Educación

Durante este año se seguirá implementando el programa Federal “Escuelas del Bicentenario” que cuenta con la adhesión de la Dirección General de Escuelas de la Provincia. Recientemente se efectuó la presentación en Ensenada. San Nicolás es uno de los cuatro distritos elegidos para el 2009.

Desde el 2006 se implementa en nuestro país el programa federal “Escuelas del Bicentenario”, que presenta dos modalidades de intervención:

-Escuelas en ramillete’: el proyecto interviene en grupos de cuatro escuelas distribuidas en distintas regiones del país.

-Escuelas en el distrito’: el proyecto toma como unidad de intervención a la organización encargada del gobierno inmediato de esas escuelas y trabaja indirectamente sobre todas las escuelas del distrito.

La primera modalidad de intervención se lleva a cabo en las provincias de Buenos Aires, Tucumán, Chaco, Corrientes y Santa Cruz.

En tanto en el segundo eje, en lo que respecta a Buenos Aires, según lo informado por el portal ABC fueron elegidos los distritos de San Nicolás, Campana, Carlos Casares y Ensenada. La tarea está orientada a mejorar la gestión institucional de las escuelas, el desarrollo de las principales áreas académicas, las condiciones de salud de los alumnos y el funcionamiento de los institutos de formación docente.

Mario Oporto, ministro de Educación de la provincia -refiriéndose a este programa- destacó el “sentido ideológico” que debe tener el Bicentenario, y bregó porque “este aniversario tenga un sentido más popular que la celebración del Centenario, en 1910, que tuvo una visión elitista y oligárquica”. En esa línea, sostuvo: “En el Bicentenario tenemos que reafirmar la libertad de educación, la del aula, la de los docentes, la de pensamiento y la de cátedra. No se puede enseñar si no se es libre, con censura, con prejuicios o con impedimentos que hagan al trabajo profesional de los docentes”.

Oporto puso énfasis en la importancia del trabajo en conjunto entre el Estado nacional, el provincial, el municipal y las empresas que colaboran con la educación, y consideró que el programa presentado “va a salir bien si se universaliza, si llega a todos los sectores y no se agota en una política focalizada, porque las políticas públicas tienen éxito cuando se universalizan”.

El programa escuelas del Bicentenario cuenta con el apoyo de importantes empresas de nuestro país, entre ellas Ternium Siderar.

El programa se implementa en cuatro modalidades de intervención:

* Mejorar las condiciones de salud básicas para el aprendizaje de los alumnos, contribuyendo al desarrollo pleno de sus potencialidades y promoviendo el aprendizaje de los niños y de sus familias sobre el cuidado de la salud.

* Mejorar la gestión institucional en las escuelas, procurando que los cuatro pilares de la Educación: Aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos y a ser (J. Delors), se verifiquen en el aula y todos los espacios institucionales, logrando prácticas y estrategias que hagan efectivos los objetivos propuestos por la escuela y se alcancen mejoras profundas y perdurables.

* Mejorar el desarrollo de las principales áreas académicas, acompañando a los docentes en la planificación y puesta en acto de propuestas pedagógicas sostenidas y variadas, que hagan posible la construcción de aprendizajes por parte de todos los alumnos.

* Mejorar el funcionamiento de los Institutos de Formación Docente locales, brindando apoyo para la implementación de experiencias de mejora institucional y favoreciendo el desarrollo profesional de sus profesores y docentes egresados.

El Ministro sostiene: “Tenemos que hacer hincapié en la escuela vinculada a la justicia social como idea de futuro, y al conocimiento como idea de igualdad, equidad y sustentabilidad”, y agregó “no hay sociedad sustentable con grados de desigualdad intolerables”.

Oporto considera que “La justicia social se dirime en gran parte en la escuela, en quien va a la escuela y en quien no va, en quien aprende y quien no, en quien va al secundario y quien no va, en quien puede ir a una universidad y en quien no”.

Las líneas de mejoras que implementa el programa se insertan en el marco de una estrategia, cuyo diseño contempla variables claves como la ‘escalabilidad’, ‘replicabilidad’ y ‘sustentabilidad’.

El Diseño implica tareas tales como:

* Relevamiento de proyectos con similares características. Análisis de sus fortalezas y debilidades.

* Desarrollo del marco teórico, objetivos específicos y pasos a seguir para la realización del proyecto.

* Conformación de los órganos de decisiones, diseño de la gestión, organigrama y descripción de los procesos de trabajo.

* Construcción de indicadores de ingreso a (diagnóstico) y egreso de (resultados) las escuelas para medir el impacto del proyecto.

* Asociación con un ente especializado en el área de salud/pediatría para la implementación de acciones tendientes a la mejora de las ‘condiciones de salud’ en los niños.

Las escuelas integran una Red que apunta a acompañar los procesos institucionales de las escuelas y favorecer la articulación de las escuelas entre sí. Su principal objetivo es fortalecer las capacidades instaladas y evitar el efecto de ‘vuelta atrás’, característico de la finalización de proyectos que, en consecuencia, dejan de sostener acciones específicas con las escuelas.

La Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés y el IIPE/UNESCO coordinan la red de escuelas y continúan monitoreando el progreso de las escuelas a partir de un núcleo central de indicadores. La red permite asimismo atender consultas y articular la búsqueda de soluciones entre las escuelas. Los Institutos de Formación Docentes (IFD) locales integran la red. En este caso se aspira a conformar esquemas de articulación entre escuelas e Institutos, donde las primeras sirvan como ámbitos de aplicación para los segundos y, a la inversa, las escuelas se nutran del saber y la experiencia que maneja la institución de formación superior.

Comentá la nota