Nico es la primera pyme local que se financia en la Bolsa

Nico Shopping lanzará Obligaciones Negociables por $ 2 millones. Busca captar fondos a una tasa de 18%.
Con la ingeniería financiera casi definida, la crisis frenó su lanzamiento más de un año. Pero finalmente Nico Shopping es desde ayer la primer pyme mendocina en emitir ON (Obligaciones Negociables) para captar inversores del mercado de capitales que le permitan financiar su crecimiento fuera del circuito bancario tradicional.

Aunque arranca por una primer serie de $ 450 mil, en realidad la emisión completa alcanza los $ 2 millones. Cuando una compañía coloca ON (títulos de deuda privados) lo que hace es abrirse al mercado ofreciendo bonos por cierto plazo de tiempo que desde que se adquieren pagan intereses.

En este caso, la serie tiene una vida de 24 meses, 18 de duration (recupero del capital para el inversor) con amortizaciones semestrales a una tasa de 18% anual en pesos. Casi el doble de lo que paga un plazo fijo en un banco privado.

Nico (sale al ruedo como Trantor SA) prevé evitar el interés bancario de 30% promedio, basándose en las operaciones realizadas con las tarjetas de crédito Visa, Master y Nevada, 85% de sus transacciones con plásticos. Esto es: garantiza la emisión con el volumen mensual de cupones, que son cedidos a un fideicomiso (Inversiones Inmobiliarias SA del sanjuanino Jaime Rodríguez, gerente de la Bolsa en la vecina provincia) pero siguen administrados por la empresa.

Ante una falta de pago, el fiduciario comunica al banco y tarjetas que es el titular y que absorbe la responsabilidad de pago a los inversores, aunque la tranquilidad de que eso no ocurra radica en que los cupones se convierten en dinero entre los 20 y 30 días.

"El volumen mensual equivale a toda la serie. Significa que es autoliquidable, se cumple sin gestión frente al activo subyacente, a diferencia de una hipoteca, que emplea la vía judicial", explica Alfonso Cutilla, gerente financiero de Nico Shopping, sobre las ventajas.

El principal objetivo de la compañía de José Furfaro es "aumentar la inversión en capital de trabajo y así mejorar la operación, porque hoy por hoy no hay en plaza líneas accesibles para hacerlo", señala Cutilla, quien lideró la operatoria. Pero además, en los planes está incorporar líneas de accesorios de autos nuevos, como Peugeot 307 o Toyota, entre otros. Y ampliar con franquicias la red de 10 sucursales que tienen en Cuyo.

Por lo pronto, la pyme ya se aseguró un inversor institucional: la SGR Cuyo Aval, primera en presentarse, aunque el secreto bursátil impide saber cuánto invirtió.

A juzgar por la convocatoria lograda ayer en la Bolsa, para Cutilla "la serie ya estaría sobre-colocada". Caso contrario, Nico y el Mercado de Valores suscribieron un acuerdo por el cual la entidad compraría el remanente, aunque a un costo mayor: la tasa de colocación sería de 23% anual.

En el último año hubo cambios en el plan original. El monto total de la emisión se elevó de $ 1,5 a $ 2 millones; el plazo de amortización pasó de bimestral a semestral y la vigencia de 36 meses se bajó a 24 meses. "No habría inversores dispuestos a inmovilizar capital por tres años, sobre todo frente a un año electoral como el 2011", admite Cutilla.

También fracasó el intento de que Mendoza Fiduciaria sea quien constituyera el fideicomiso. Es que desde la entidad, dicen en Nico, nunca acusaron recibo de la propuesta.

Comentá la nota