"Acá, en Newell's, mandamos nosotros"

Unos 50 barras, con Pimpi Caminos a la cabeza, ingresaron al club a los tiros y provocaron destrozos. ¿A quién buscaban? Hubo 21 detenidos, pero no los líderes.
Pasó antes de lo previsto, pero pasó. Quienes conocen de la interna de la hinchada de Newell's esperaban que para la primera fecha del Clausura se produjera la anunciada batalla entre la barra saliente, con Pimpi Caminos a la cabeza, y el viejo grupo que intenta volver a ocupar lugares en el club. Sin embargo, cuando apenas pasaron 43 días de la salida de Eduardo López estalló la guerra y, como suele pasar, la sufrieron víctimas inocentes. ¿No se pudo prevenir? ¿La gobernación de Santa Fe le da la importancia que el tema requiere?

A los tiros. Todo se dio cerca de las cuatro de la tarde y en plena jornada de inscripción de socios. Llegaron dos colectivos con 50 barras, entre los que estaban Pimpi Caminos, su hermano Juan y Lalo Latorre. Llegaron a la entrada de la administración y desarmaron a la única mujer policía que custodiaba el lugar, al grito de "acá mandamos nosotros". Los laderos de Pimpi se desparramaron por todo el club. Llevaban en su poder no menos de diez armas, chalecos antibalas: algunos testigos dicen haber escuchado por lo menos veinte disparos. También tenían cuchillos y palos, y provocaron destrozos en la sede, que siguen reconstruyendo otros hinchas, luego de que la nueva CD recibiera el estadio en ruinas. Justamente, los barras pasaron al sector de quinchos, la pileta y hasta llegaron a la popular. En una de las tribunas estaban los Autoconvocados pintando, y fueron corridos a los tiros, según le confió a Olé un actual dirigente. Fueron 20 minutos de terror hasta que llegó la Policía que detuvo a 21 personas (dos menores), entre los que no estaba ninguno de los cabecillas del grupo. Fuentes policiales admitieron que en varias zonas del estadio se encontraron vainas servidas. Miguel Rodríguez, el subjefe a cargo del operativo, declaró: "No hay ningún Caminos entre los detenidos, pero sí puedo afirmar que estuvieron en el lugar". Con respecto a los incidentes confirmó que "no hubo heridos y se secuestró una pistola 9 milímetros, seis cuchillos y varios objetos contundentes". Los detenidos fueron trasladados a la seccional 5ª. Quedaron a disposición de la jueza Alejandra Rodenas, quien apenas arribó al Coloso fue abucheada por otros hinchas que le reclaman por su inacción. Le reclaman cierta complicidad con el ex presidente y los barras.

La trama. ¿Por qué fue Pimpi a copar el club? Lo que se dice en Rosario es que la nueva CD está dispuesta a terminar con el poder de Caminos. Y que en ese sentido se nombró como jefe de seguridad al ex comisario Alfredo Pontaguardia. La designación cayó bien en las autoridades santafesinas, pero mal en el entorno de Caminos. "Si no me escuchan por las buenas, lo van a hacer por las malas", le habría dicho a un importante dirigente leproso, quien evitó hacer la denuncia. Lo cierto es que ayer de las amenazas se pasó a los hechos y sólo faltan 11 días para el debut oficial en el Coloso. Hoy, Lorente se reunirá con el ministro de seguridad de Santa Fe, Daniel Cuenca, para solicitarle que intervenga. Ojalá lo escuche...

Comentá la nota