Das Neves sumó el apoyo de Reutemann en su pelea con K

El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli llamó el viernes al gobernador Das Neves para informarle que la presidente Cristina Kirchner lo recibirá el miércoles.
El gobernador había pedido ese encuentro hace semanas a Julio De Vido, su nexo con el Gobierno.

El encuentro estará cargado de señales políticas luego de las fricciones que registró la relación del chubutense con Néstor Kirchner a propósito de la visita que éste realizó a Puerto Madryn.

Los observadores nacionales y provinciales coinciden en que Das Neves mantiene una cómoda relación política e institucional con Cristina, más allá de los enfrentamientos con el ex presidente.

Una anécdota

El diario Clarín recordó que "el miércoles pasado Das Neves estuvo en la Casa Rosada para un acto oficial, invitado por Cristina Kirchner. Esperaba algún maltrato o, al menos, frialdad absoluta. No estuvo ni un segundo a solas con la Presidenta. Pero cuando ella lo saludó lo hizo de buena forma.

Hubo un mensaje privado que le llegó un rato después. En realidad le contaron una anécdota. Cuando Das Neves dijo que Kirchner era "un prepotente y un depredador" por su visita sorpresa, Cristina Kirchner mandó a callar al entorno que le señalaba: "Mirá lo que dice Das Neves, está loco". Con un tono fuerte la Presidenta dijo: "Mario es así, dice lo que siente. Pero cuando tuvo que votar, votó con nosotros. Así que no me jodan con eso". Nadie se animó a agregar nada.

Al gobernador de Chubut sus íntimos le dicen "El portugués" por ser hijo de inmigrantes portugueses, señala el relato del matutino porteño. En los últimos días recordó la tremenda madrugada del 17 de julio del año pasado, cuando se estaba por votar la resolución 125. Pasadas las dos de la mañana, los dos senadores justicialistas de Chubut llamaron a Das Neves. "¿Qué hacemos?", consultaron. "La votamos", respondió. "Yo podría haber sido Cobos, pero apoyamos", dijo el gobernador ante dos de sus hombres de más confianza.

Su filosofía para manejarse en política y en el PJ fue y es "no sacar los pies del plato", como dicen los peronistas. Por eso, Das Neves les dijo a sus legisladores que se queden en el bloque oficialista, aún cuando él haya roto su vínculo con Kirchner.

Desencuentros

La crónica repasa los desencuentros que registró la relación entre Kirchner y Das Neves. El gobernador nunca le perdonó que en 2003, una semana antes de las elecciones, Kirchner viajó a Chubut para levantar la mano del entonces gobernador radical José Luis Lizurume, quien iba por la reelección. "Les avisé y no me dieron bola. Gané y fue una sorpresa", dijo Das Neves.

"Como dice la señora Mirtha Legrand, no soy rencoroso pero soy memorioso", suele afirmar el gobernador. El primer gesto que le cayó mal fue cuando lo echaron de la Aduana, a donde había llegado en 2001. "Me pidió la renuncia Alberto Fernández, sin explicaciones".

Más cerca en el tiempo, luego de las últimas elecciones, el chubutense relanzó con afiches su proyecto presidencial para 2011. Y aparecieron otros que decían "Das Neves, 80% abogado, 20% pelotudo". El gobernador investigó dónde se imprimieron: dice que fue en Quilmes, encargados por Rudy Ulloa, hombre de confianza de Kirchner.

Solidaridad de gobernadores

Después de su polémica visita a Puerto Madryn, donde cenó con Norberto Yauhar y Carlos Eliceche, entre otros dirigentes locales, NK imagina una segunda escala en Comodoro Rivadavia. Sólo una muestra. "La crisis interna en el justicialismo chubutense pareció haber dejado la grieta justa para el desembarco kirchnerista en la provincia, buscando espacios de cara a 2011". La frase salió publicada nada menos que en el diario El Periódico Austral , que dirige Rudy Ulloa, anunciando el desembarco de Kirchner en Comodoro.

La presencia de Kirchner en la ciudad portuaria provocó la reacción de Das Neves que no solo criticó duramente esa operación de desembarco político en territorio dasnevista, también no lo reconoció como amigo y lo calificó de "hipócrita".

Tras esos encontronazos, Das Neves recibió un mensaje del hombre más buscado y menos encontrado del PJ: el senador Carlos Reutemann. Un operador de Reutemann le dijo que lo estaban mirando por TV con El Lole y que él le mandaba saludos. Para los códigos y las formas de Reutemann, fue un gesto, dicen los observadores nacionales.

El chubutense también había sido respaldado en esa pelea por algunos gobernadores del PJ. Uno de los que solidarizó con Das Neves por la visita del escándalo fue el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, que pasa por una delicada relación con el matrimonio presidencial. Una fuente del entorno de Das Neves señaló que, en esa conversación, Peralta habría confesado su hartazgo de los Kirchner.

Lo cierto es que Kirchner utilizó, sin avisarle al chubutense, el territorio provincial como primer laboratorio de su futuro armado político, y ello no solo generó la reacción de Das Neves, sino también de otros gobernadores y de la propia Presidente.

De acuerdo con informaciones que difundió este Diario, en la última visita que el gobernador realizó a la Casa Rosada, fue saludado amablemente por Carlos Zanini, quizás el pingüino K más emblemático que habita la sede gubernamental.

Comentá la nota