Das Neves recomendó que sus legisladores rechacen el texto

El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, diplomado en kirchnerismo crítico, tradujo ayer en acción su rechazo verbal a la ley de control de medios.
Según le reveló a Clarín desde Rawson, recomendó a sus legisladores -cinco diputados y dos senadores- que voten en contra si no se reforman tres aspectos que considera "los más cuestionables" del proyecto oficial.

Uno de ellos es la autoridad de aplicación: el chubutense cree que no debe responder al Gobierno, sino que tiene que conformarse un ente autárquico, sin control discrecional de parte del poder de turno. Otro es la eliminación lisa y llana del artículo que habilita el ingreso de las telefónicas ("Es motivo de tratamiento en otra ley, vinculada a las telecomunicaciones", sostuvo). Y el tercer punto es el referido a las ONG, a las que se les reserva un tercio de las frecuencias. "Si no se define en la ley qué se entiende por ONG, la ley no se sostiene". comentó el gobernador.

Como ninguno de esos cambios están contemplados en el menú de "flexibilización" que ofreció el Gobierno a sus aliados, el gobernador se inclina por el rechazo.

Con todo, se anticipa un fuerte tironeo entres los legisladores, ya que no todos responden linealmente a Das Neves. Al menos dos de ellos, el diputado Juan Pais y el senador Marcelo Guinle, suelen mostrar posturas autónomas.

Es más, en vistas de la postura crítica de Das Neves, ahora la presión del oficialismo es que al menos sus diputados faciliten el quórum, aunque después rechacen en todo o en parte el proyecto del Ejecutivo.

De ese modo, el bloque oficialista cree que los chubutenses resultarían funcionales a la aprobación de la ley en Diputados, ya que confían en que una vez obtenido el quórum de 129 ganarían -aunque ajustadamente- por mayoría simple. En el Senado, en cambio, la defección de los dos chubutenses le podría complicar más la sanción de la ley. Fuentes de esa cámara deslizaron que Silvia Giusti votaría por el "no". Y que Guinle duda. En diputados, el más crítico es Manuel Morejón. Pais el conciliador. En posturas intermedias estarían Rosa Chiquichano, Eva García y Nancy González.

Comentá la nota