Neuquén trabaja para disolver Pulmarí

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, confirmó que el gobierno de Sapag trabaja directamente en la disolución de la Corporación Pulmarí, como parte de un sinceramiento de un tema que forma parte de los conflictos con el gobierno nacional y la dirigencia política de la Confederación Mapuche. Este y otros temas importantes –como el de la minería y sus polémicas- fueron tocados en el reportaje del sábado.
El ministro neuquino Leandro Bertoya confirmó este sábado que el gobierno de Jorge Sapag impulsará la disolución por ley de la corporación Pulmarí, un organismo interestadual que integra a Nación, provincia y comunidades mapuches, que "ha demostrado ineficiencia" desde su creación.

Es un punto importante, si se tiene en cuenta que el gobierno anterior, de Jorge Sobisch, había retirado la representación provincial, y se había especulado con que la actual gestión la recompondría.

Bertoya habló también de la "hipocresía" que alimenta según él a quienes se oponen a los proyectos mineros en Neuquén. Y destacó que con los gremios habría que llegar a consensuar un sistema de reparto estable de la renta estatal, es decir, definir cuánto de la renta se llevarían los empleados del Estado, para no tener el desgaste de que esta cuestión implica para todos los gobiernos.

Lo que sigue es parte de la charla entre el ministro y periodistas de este diario.

¿Algo de nuevo en turismo?

Hemos accedido a financiamiento importante, que se ha trabajado en silencio durante estos dos años. Quedan cosas sin poner en valor. Hemos obtenido 23 millones de dólares para invertir en infraestructura en Neuquén. Lo que vamos a hacer (este lunes) es explicar en detalle cómo se va a aplicar este dinero en inversiones, concretamente.

¿Cómo será la instrumentación concreta?

Se trabaja en forma conjunta con el gobierno nacional, con un plan ya acordado. Ahora está el plazo para cada obra, que se deberá certificar para obtener cada uno de los fondos asignados.

Hay demora en partidas comprometidas por Nación…

Nación no solamente está atrasada en la ruta de los 7 Lagos, está atrasado en el puente del Curi Leuvú, que tiene para el año próximo una partida presupuestaria de 3 millones de pesos, y tiene un costo de 70 u 80 millones. La obra del gasoducto a El Chañar, es un presupuesto de 40 millones y tiene asignados solamente 3 millones. Igual pasa con el Plan Frutícola, que terminamos el año a los apurones, y en realidad no se ha cumplido con lo prometido. El equipo de trabajo de la Presidenta no funciona con la agilidad que hace falta.

Aún con lo que han hecho los diputados, para engrosar el presupuesto.

Así es. Se ha logrado incrementar la partida presupuestaria, pero hay anuncios hechos por la misma Presidenta que no se están cumpliendo en tiempo y forma.

¿Cómo aprecia el gobierno la actualidad política sobre la cuestión minera? A usted le tocó enfrentar un ambiente hostil en Loncopué…

Sorprende la hipocresía de algunos sectores que viven de esta actividad, y plantean una falsa disyuntiva entre minería y medio ambiente. Neuquén tiene un alto valor en su medio ambiente. Estamos en la Patagonia, que da una idea de lugar incontaminado, y eso le da valor en el mundo. Pero a su vez todos estamos viviendo de la actividad extractiva como es la petrolera, con un potencial contaminante muy grande. En Loncopué también viven de esto.

Que un grupo minoritario, que no quiere el debate, discuta esto…si hubo errores formales, se hará de nuevo la convocatoria, pero hay mucha gente que opina y no sabe nada, va detrás de dogmas, de consignas huecas, que lo único que hacen es quitarle posibilidades de desarrollo a Neuquén.

No es incompatible el desarrollo minero con el medio ambiente. Hay que tener mucho cuidado, pero negarse a la minería es como negarse a las comunicaciones, a los automóviles, a las redes eléctricas, es negarse prácticamente a todo lo que utilizamos para vivir.

En San Juan, con una sola mina da empleo equivalente a toda la producción frutícola de todo el Alto Valle. Así que hay que discutir, pero con nivel científico.

¿Hay que ganar una batalla política?

Exactamente.

¿Y cómo?

Seguramente se ha cometido un error, que es entender que como era para bien se pensó que no habría oposición. Hay que generar una estrategia de comunicación para que se el debate en términos científicos, de desarrollo. Hay diputados, gente religiosa, que opina sobre temas que no conoce.

No podemos cortar rutas solo porque no estamos de acuerdo.

En términos de representación política en este tema, ¿tiene aliados el MPN, y quiénes se le oponen?

Se oponen grupos testimoniales. Intentan mantener su espacio con estos discursos. Los que tienen o han tenido responsabilidad de gobierno no adhieren a esta oposición…es el teorema de Baglini…cuándo más cerca se está del poder, menos me opongo…

¿Cómo juega la cuestión mapuche aquí?

Hay un tema institucional que a veces se soslaya. La constitución dice que los recursos naturales son de las provincias. Cuando hay elementos jurídicos para testimoniar que hay derechos de propiedad, no hay nada que discutir, o en todo caso, se discute ante la Justicia. Y además, no hay otra provincia que haya transferido tantas tierras como Neuquén a las comunidades aborígenes. Lo que pasa es que hay un manejo político de algunos grupos que no representan a todas las comunidades…la tierra por sí sola no es factor de desarrollo, y todo esto lo único que logra es atrasarnos.

¿Tiene respaldo la Confederación Mapuche en el gobierno nacional?

Tienen cargos en el Instituto de Asuntos Indígenas (INAI).

Otro lugar que está tomado es Pulmarí. La Confederación está usurpando un cargo que le corresponde a la provincia. Han impedido el ingreso de representantes de la provincia de manera ilegal. Hay mucha gente que pide que se desarme esta corporación.

Que existe desde fines de los ’80…

Sí, y en estos años ha manifestado su ineficiencia. Hoy el gobernador está planteando su disolución.

¿Directamente?

El gobernador anterior había planteado el retiro de Neuquén, ahora estamos planteando ir a la ley específica y otorgar esas tierras a las comunidades que correspondan, a Parques Nacionales, crear parques provinciales…y romper la corporación interestadual, porque ha sido una burocracia que se justifica a sí misma.

Se cumple la mitad de la gestión de gobierno. ¿Ven la necesidad de obtener mayores consensos sobre políticas de Estado?

Es necesario esto. Hay muchos elementos para pensar que es posible. Hay leyes que hemos presentado que han sido acompañadas por todos los legisladores. Creo que ya existe una distinción respecto de las políticas de Estado. Yo tengo esa expectativa, de consensuar un proyecto a largo plazo. Para ser menos pendulares. Deberíamos por ejemplo consensuar con los gremios estatales cuánto de la renta se les destina a los empleados. Terminar con estas discusiones cotidianas. Para que el gobernador o los ministros no tengan que atender las demandas de sectores que pujan por la renta todos los días.

Comentá la nota