Neuquén rompe monopolio en residuos petroleros

El gobierno provincial determinará en cada caso en particular el método para contener los derrames de hidrocarburos en las operaciones de producción, pulling o workover.

El gobierno neuquino decidió ponerle fin al conflicto que mantenía con las empresas petroleras sobre los elementos que deben emplear para evitar el derrame de hidrocarburos en la actividad hidrocarburífera.

Determinó que es indistinto el empleo de las mantas oleofílicas y las bandejas colectoras y que será el área de Medio Ambiente quien determine el mejor instrumento a aplicar en cada casa en particular.

Anteriormente, las petroleras estaban obligadas por un decreto provincial a utilizar las mantas oleofílicas –material absorbente de aceites- más allá de su eficacia ante otros sistemas.

Así lo explicó el subsecretario de Medio Ambiente de Neuquén, Ricardo Esquivel, quien aclaró los alcances de las leyes provinciales recientemente sancionadas 2.666, la 2.600 y su decreto reglamentario 1.905.

Esquivel precisó que en las operaciones de workover, perforación o pulling, las empresas deberán elevar a su subsecretaría el método a emplear para evitar derrames y en base a los antecedentes, se determinará si se pueden aplicar o no.

"Volvimos a la interpretación, a la letra y al texto que establece la ley Nº 1875, en donde se establecen pautas para la prevención de fugas, goteos o pérdidas y donde la misma ley establece el uso de productos absorbentes, bandejas colectoras, films plásticos u otros productos que puedan estar vinculados con la prevención del impacto ambiental por este tipo de situación" explicó el funcionario al precisar los alcances de la ley 2.600 y el decreto 1905.

Con respecto a una posible colusión entre el decreto reglamentario y la ley provincial 2.666 –promovida por los diputados provenientes del gremio petrolero- en su artículo que prohíbe explícitamente el uso de las bandejas colectoras o a cielo abierto, Esquivel explicó que esa norma es exclusivamente para las locaciones en seco.

Lo que establece esa ley es que no pueden volver a emplearse los denominados piletones a cielo abierto en donde se acopiaban los derrames de las operaciones. Ahora deberán contar con un contenedor cerrado, ya sea tanque, "chulengos", y otros métodos cerrados" indicó.

"Nosotros como gobierno no podemos forzar a las empresas que utilicen un determinado método para captar los derrames de las operaciones, en detrimento de otros que quizás se adecuan mejor a esas circunstancias" precisó el subsecretario.

Comentá la nota