Neuquén recibirá unos 100 millones de pesos

Es el monto estimativo que puede calcularse sobre la base de los actuales índices de coparticipación, del nuevo reparto de las retenciones a la soja. De esa suma, al Estado provincial le quedarán 70 millones, ya que 30 deberán repartirse a los municipios.
El reparto de retenciones a la soja anunciado por la presidenta Cristina Fernández, implicará para Neuquén unos 100 millones de pesos más al año, según la proyección estimada por la propia mandataria nacional, que estimó en 1.776 millones de dólares el monto que se repartiría entre los Estados provinciales.

Este reparto se hará por según los antiguos índices de la ley de Coparticipación Federal vigente, es decir, la promulgada durante el gobierno de Raúl Alfonsín, en el 1988. El índice de coparticipación se usa para los impuestos, y aunque el gobierno de los Kirchner ha negado esa calidad a las retenciones, igual usará el sistema desde el “Fondo Federal Solidario” por la sencilla razón de que es el único mecanismo de reparto automático tiene el país.

Esa norma (la número 23.548), que se ha ido desvirtuando con el tiempo y sucesivos pactos fiscales, más medidas arbitrarias tomadas por los gobiernos nacionales, establece que Neuquén recibe el 1,54 por ciento del total de la recaudación impositiva: junto a otros Estados patagónicos, es una de las provincias que menos coparticipación tiene.

Aplicando ese índice al monto estimado total de las retenciones a la soja, Neuquén recibiría a lo largo de este año un total de 27,35 millones de dólares, poco más de 100 millones de pesos a una cotización de 3,68 pesos cada dólar.

De esos 100 millones, el gobierno provincial deberá coparticipar a los municipios el 30 por ciento, es decir, unos 30 millones de pesos. Al Estado provincial le quedarán pues 70 millones de pesos, suma que irá a reforzar –se supone- el presupuesto de obras públicas y demás inversiones de infraestructura o productivas de interés social.

Este viernes, los intendentes neuquinos de la región de Confluencia y sus vecinos rionegrinos del Alto Valle, tocaron el tema en Senillosa (ver nota aparte), y anticiparon que pedirán una reunión con el gobernador Jorge Sapag para avanzar en lo que será un moderado refuerzo de los alicaídos presupuestos comunales. “Todo ingreso, por pequeño que sea, se agradece en las actuales circunstancias”, se comentó entre los jefes comunales.

Comentá la nota