Neuquén recibirá 2.500 viviendas.

Son parte de la reconversión del Programa Federal Plurianual. Del acto, encabezado por Cristina Fernández, participó el gobernador Jorge Sapag.

También adhirieron las provincias de Mendoza, San Juan, La Rioja, La Pampa, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer la construcción de 2.500 nuevas viviendas para Neuquén, en un acto que se realizó en la Sala de Convenciones de la Residencia de Olivos y que contó con la presencia del gobernador Jorge Sapag.

Las obras para la provincia forman parte de la reconversión del Acuerdo de Adhesión al Programa Federal Plurianual de Construcción de Viviendas, que firmaron las provincias con la Nación. Ayer, Sapag y los gobernadores de Mendoza, San Juan, La Rioja, La Pampa, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego rubricaron un nuevo documento que implica un aumento de la inversión pública destinada a los planes habitacionales en ejecución y el consecuente incremento de su número.

El nuevo convenio establece que en Neuquén las viviendas tendrán un precio tope de 111 mil pesos, una superficie cubierta de 49 metros cuadrados y contarán con un plazo de ejecución de 10 meses.

Además de las 2.500 unidades habitacionales para la provincia, se informó que igual número se construirán en Río Negro, 5.500 serán para Mendoza, 5.000 para San Juan, 4.000 para La Rioja, 4.000 para Santa Cruz, 2.500 para Tierra del Fuego y 1.800 para La Pampa. En total serán 27.800 con una inversión de más de 2.900 millones de pesos.

Sapag, conforme

Al cierre del acto, el gobernador neuquino declaró estar “muy contento” por el plan en el que participa la Provincia y recordó que el año pasado se hicieron 1.500 unidades habitacionales y están en ejecución otras 1.500. “Además -indicó- estamos en proceso de adjudicación de unas 1.600 y tenemos estas 2.500 viviendas”.

Destacó que el programa prevé que las nuevas viviendas se ejecuten en un plazo corto y señaló que eso implica “que hay que licitarlas y hacerlas rápido” para tener la posibilidad de construir más.

Añadió que “esto es una carrera a contratiempo y de quién es más eficiente” y que, por ese motivo, les pidió “a todas las organizaciones sociales e intermedias trabajar bien” e instó “a todos los sectores sociales”, a que “se inscriban en el registro que tenemos creado al efecto y que no hagan justicia por mano propia, porque las soluciones están llegando; lo que no podemos es llevarlas mágicamente de la noche a la mañana”.

Sapag solicitó a aquellos sectores que están esperando hace tiempo la solución habitacional “que tengan paciencia, que no recurran a la toma, a la usurpación, porque esto no colabora”, remarcó.

Por su parte, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó en su discurso que las obras anunciadas “representan uno de los incrementos más importantes en la movilidad de la economía, por lo que significa la industria de la construcción; son 6,7 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, por cada una de las viviendas”.

Planteó además: “El sistema que se ha implementado desde el año 2003 ha federalizado la administración y la ejecución de estos recursos”, y subrayó que la suma anunciada de 2.900 millones de pesos es “pagada por el gobierno nacional, por los recursos de todos los contribuyentes de la Nación; pero los proyectos de llamado a licitación, de adjudicación y de construcción son llevados adelante por los gobiernos provinciales”.

Estuvieron presentes en el acto el jefe de Gabinete de la Nación, Sergio Massa; el director Ejecutivo de la Anses (Administración Nacional de la Seguridad Social), Amado Boudou; y la titular del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont. También los ministros de Planificación Federal, Julio De Vido; y del Interior, Florencio Randazzo; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; autoridades nacionales y funcionarios de las provincias que suscribieron el acuerdo.

Comentá la nota