Neuquén pretende un piso de 50 dólares para el barril de petróleo

El gobernador Jorge Sapag indicó que aspira a que el petróleo Medanito en boca de pozo suba a 52 dólares por barril. Dijo también que en Neuquén ya se produce gas en arenas compactas y que, con la explotación de esas reservas, se ampliará la producción de la provincia. Entrevista con los periodistas en la Casa Rosada
Al término del acto por la firma de las actas acuerdos de "Cumplimiento de Inversiones, Recupero de la Actividad y Garantía de la Paz Social", que se realizó en la Casa Rosada, el gobernador Jorge Sapag habló con periodistas y adelantó que en el mes de agosto se definirá un nuevo precio para el petróleo, en una comisión formada por equipos de Nación y de las provincias productoras. "Creemos que el precio de 42 y 47 dólares establecido para el petróleo Escalante y Medanito, puede estar en 47 y 52 dólares", anticipó.

Por otra parte, remarcó que en Neuquén ya se produce gas en arenas compactas y afirmó que este tipo de reservas "forman un mega yacimiento tanto o más importante que todo el gas que ha producido la provincia en estos últimos años".

Apuntó también que el 28 de agosto se lanzará la producción de gas de arenas compactas de la empresa Total en Aguada Pichana, al tiempo que defendió el reajuste tarifario al indicar que "el gas es un commodity caro en el mundo" y que en Brasil las facturas son hasta veinte veces más caras que en la Argentina.

A continuación, se reproduce el diálogo que mantuvo con los periodistas:

- ¿Cómo interpreta esta firma?

- Es muy importante para las provincias productoras. Es un convenio por el gas y el próximo paso lo tenemos que dar con el tema del petróleo. Con el gas estábamos muy rezagados con el valor en boca de pozo, esto permite recomponerlo a partir de un nuevo precio que fija Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima) sin afectar al consumidor final. Parte de la tarifa que se ha aplicado va a venir a este fondo que va a permitir invertir 660 millones de dólares en todo el territorio de la república en el tema gas.

Aparte, hay anuncios auspiciosos como el que hicimos de Aguada Pichana, donde el mes que viene se va a inaugurar una producción de un millón de metros cúbicos de arenas compactas que tiene un nuevo precio, más de cuatro dólares. Lo mismo YPF está con producción de este gas. Creemos que si se reinvierte, si se ponen los equipos de perforación, si se retoman los trabajadores y se preservan las fuentes de trabajo, estamos construyendo paz social y al mismo tiempo aportando a la república con más gas y petróleo y aportando a la provincia con más regalías que las necesita con urgencia para recomponer su tesorería.

- ¿Cuál es su expectativa respecto a la mejora del precio del petróleo?

- Lo ideal es tener los valores internacionales, pero uno sabe que hay que aplicar los principios de solidaridad. Estábamos en 47 dólares (el barril) cuando llegó a 180 dólares. Este año, en 2009, estábamos promediando sólo 42 dólares; entonces, por lo menos queremos un piso de 50 o 52 dólares para el petróleo de Neuquén, que es de una calidad especial, el petróleo Medanito, que es distinto al Escalante de Chubut y Santa Cruz, que tiene cinco dólares menos por calidad. Creemos que el precio de 42 y 47 dólares establecido para el petróleo Escalante y Medanito, pueda estar en 47 y 52 dólares.

- ¿Pudo hablar con la presidenta de este tema?

- Sí. Hemos hablado del tema del petróleo y seguramente nuestros equipos se van a poner a trabajar con los equipos del gobierno nacional y de las otras provincias productoras y de las destilerías. Es importante el paso que hemos dado con la firma del acta. En el acta se habla de revisar la resolución N° 394, que es la que establece los parámetros. Creemos que hay que establecer equilibrio.

Está bien la solidaridad de las provincias productoras con la República. Escucharon a la presidenta cuando dio las cifras de lo que dejó de percibir la provincia por los subsidios implícitos además de los subsidios explícitos, como los recargos para la garrafa social, el gas que se importa de Bolivia y el gas que se importa por los buques metaneros. Son cifras millonarias, miles de millones de pesos y la provincia está desfinanciada. Queremos restablecer ese equilibrio y la única manera de hacerlo es con nuestro gas y petróleo.

La provincia de Neuquén, que aportó siempre gas y petróleo, no ha tenido en estos años una compensación exacta, justa y equitativa de ese valor del gas. En su momento, cuando se discutió la coparticipación federal de impuestos a las provincias patagónicas, nos dieron el coeficiente más bajo de la república, el 1,6 por ciento, justamente porque tenemos gas y petróleo.

No queremos que se cometa un segundo trato inequitativo. Que no nos bajen el precio del gas y petróleo sino a niveles razonables. Estamos dispuestos a un precio interno, como tres y cinco dólares el millón de BTU, tres para el gas normal y cinco para el de arenas compactas. Con esto estaríamos bien porque son números que se condicen con las necesidades de los trabajadores y de las empresas. En el petróleo estaríamos cómodos con un piso de 50 dólares.

- ¿Se habló de algún plazo para definir ese piso?

- Tenemos que definirlo durante el mes de agosto.

- ¿Es una realidad lejana dejar de importar gas de Bolivia?

- Este año va a bajar la producción de gas por falta de inversión. Pero en Loma La Lata, Aguada Pichana y distintos yacimientos, hay muchos yacimientos que forman un mega yacimiento tanto o más importante que todo el gas que ha producido la provincia en estos últimos años. Hay que ir a buscarlo, está en la roca madre, en arenas compactas. Se están haciendo perforaciones.

El 28 de agosto vamos a compartir con ustedes el anuncio del inicio de la perforación en arenas compactas de la empresa Total y empezará a producir un millón de metros cúbicos de gas. YPF ya está produciendo gas en arenas compactas, así que tengo la ilusión que de los 65,7 millones de metros cúbicos de gas que produce Neuquén, que equivale al 51,5 por ciento de lo que produce la república, podamos mantener ese nivel incorporando nuevas producciones de gas de arenas compactas.

Este año va a haber tres millones de metros cúbicos de arenas compactas y espero que sean 20 o 30 millones de metros cúbicos a otro precio, a cinco dólares. Hay que hacer otro tipo de perforación, cada pozo cuesta siete millones de dólares, es más complejo, más difícil, pero es el mismo gas. Es la reserva que tiene la república, hoy no hay otra reserva. El 50 por ciento de las reservas es el gas de arenas compactas.

- ¿Qué opina de los recursos que hubo contra el aumento del precio del gas domiciliario?

- No hay que confundir los tantos. Aquellos que fueron afectados y que son personas de bajos recursos tienen un planteo que hacer porque tal vez hubo un problema de medición. Las zonas frías de la cordillera y de la Patagonia, como la provincia de Neuquén, que consumen el uno por ciento y producen el 51,5 por ciento del gas, creo que merecemos un precio especial porque no solamente no tenemos transporte sino porque somos la provincia productora.

En caso de otras ciudades y de otras provincias, Mar del Plata, la Capital Federal, como ejemplo de grandes ciudades, tienen que pensar que no va más el gas a precio congelado desde hace ocho años a precios nominales. Las facturas son de diez, quince o veinte pesos.

Hay que pensar que el gas es un comodity caro en el mundo. Las facturas en Brasil son entre diez y hasta veinte veces más caras que las de Argentina. Lo mismo en Uruguay y en Chile. No pretendemos que en Argentina ocurra eso, desde ya que los sectores menos favorecidos y que menos consumen que son el R 1 y el R 2 no han sufrido ajustes y que la garrafa social se paga con lo que pagan los que más tienen.

El aumento de tarifa afectó sólo al diez por ciento de los consumidores. Puede ser que haya ocurrido alguna inequidad. Pero es más la inequidad de algunas provincias que no cobran regalías sobre ese cargo. Es decir, que se estableció un cargo que no se reflejaba en el valor de boca de pozo y esta acta viene a subsanar parte del problema y a iniciar un camino.

Abrir una puerta nueva a un camino nuevo, un derrotero nuevo donde podemos recomponer el precio del valor en boca de pozo de un recurso que es no renovable y que esto queda en las provincias, donde las provincias tenemos facultades concurrentes con la Nación para establecer el precio.

Comentá la nota