“Neuquén necesita un cambio cultural”.

El subsecretario de Cultura capitalino afirmó que el objetivo es hallar una identidad.

Para Carlos Marcel, es fundamental el trabajo que se realiza en los barrios alejados del centro.

Neuquén > El subsecretario de Cultura del municipio de esta ciudad, Carlos Marcel, planificó para el año que acaba de comenzar un trabajo en el municipio capitalino desde su área que persigue un gran objetivo: “Lograr que los neuquinos puedan, a través de la cultura, encontrar su identidad”.

¿Qué objetivos tienen pensados para este año desde el área de Cultura?

Queremos profundizar lo que venimos haciendo, desde el aspecto formativo y educativo. Vamos a trabajar muy fuerte con proyectos que tienen que ver con educación artística, con la formación de un público crítico, queremos lograr una relación más fecunda entre la comunidad y la cultura.

¿Cómo piensan hacer esto?

A través de una gran cantidad talleres. Por un lado, vamos a presentar 100 funciones de teatro en los barrios fuera del circuito tradicional de teatro independiente. Estas obras se van a presentar en lugares donde tradicionalmente no hay teatro como una comisión vecinal, una escuela. Son obras sencillas en la escenografía, que se pueden adaptar al lugar y más accesibles desde el punto de vista argumental, porque lo que queremos es hacer un proceso de iniciación entre la comunidad y el teatro.

Hay gente que por ahí tiene 50 años y nunca vio una obra de teatro, queremos vincular a la comunidad con el hecho artístico y a partir de ahí empezar a trabajar para después de ese proceso profundizarla en talleres de teatro en los barrios. La idea no es que funcione como un espacio de contención sino que sean espacios de formación real. Por otro lado vamos a estimular la lectura, vamos a empezar en febrero con un mes de presentación con cuentacuentos, vamos a hacer intervenciones en las paradas de colectivos, en la calle Sarmiento y Mitre, una mujer se va a sentar sin previo aviso y va a contar cuento, luego va a ir entregando los libros que tiene bajo el brazo a la gente que está en la parada.

¿Cómo cree que los neuquinos pueden recibir esta acción, que no es muy común ver en la ciudad?

Creo que lo va a recibir bien, la vida en la ciudad es muy dura, los neuquinos somos muy desaprensivos con nuestros vecinos, con la ciudad. Neuquén es una ciudad preadolescente, no tiene una construcción en común y es muy difícil el vínculo social.

¿Hace falta este tipo de acciones culturales para generar identidad?

Sí, creo que la gente necesita charlar, encontrarse. Cultura es construcción de sentido, el sentido que le debemos dar a la cultura es empezar a armar esos vínculos sociales para que Neuquén tenga otra versión de la historia.

Está planteando un trabajo distinto al que se venía haciendo desde el área de Cultura del municipio, ¿tuvo una buena recepción con los trabajadores de Cultura cuando propuso esto?

Muy bien, todos somos vecinos de la ciudad. Neuquén necesita reconocer que es una ciudad muy diversa, muy grande, que no tiene cuatro calles, sino que tiene miles de calles y que toda esta gente expresa problemas y necesidades. Ya no le alcanza a Neuquén contener una perla que exhibir al resto de la región. Hay que tener una propuesta integral de cultura. Las teorías que se imponen en todos lados relacionan a la construcción de cultura con la construcción de identidad local.

¿Hace falta en Neuquén nuevos espacios para la gente?

Sí, y entender que al desarrollar cultura también se desarrolla la ciudad, hablo de relaciones sociales, de los problemas edilicios, de la relación que tiene el neuquino con el agua, Neuquén está en la diversidad del agua. La cultura no es una sucesión de eventos.

¿Cómo se pueden generar espacios entonces?

De dos maneras, a través del Consejo Municipal de la Cultura y las Artes que empezó el año pasado y este año tiene un gran desafío, que es generar una propuestas política cultura en Neuquén. Además este año con el presupuesto nacional vamos a tener un aporte importante para Neuquén con la construcción del teatro de la Ciudad. Y el último punto es construir un centro cultural de a poco, aunque sea uno por año en los barrios. Queremos hacerlo desde un punto de vista que forme cultura, cree sentido. La idea es hacerlo con la construcción de el sistema de adobe que tiene que ver con nuestra región, sostenible, sustentable. Vamos a crear una cooperativa de trabajo en el Oeste, construir el centro por esfuerzo propio, capacitar a los vecinos y mostrarles un camino de construcción barato, solidario y que puede entregarle también la posibilidad de hacer las viviendas.

¿Tienen para todos estos proyectos el apoyo del intendente?

El apoyo y la orden estricta de Farizano, que es el camino que debemos recorrer. En Neuquén se necesita un cambio cultural. No es algo que cambie de un día para el otro, sino que es un proceso y Neuquén necesita de ese cambio.

Comentá la nota