Neuquén, decidido a achicar masa salarial en municipios

El ministro Bertoya llevó la posición del Ejecutivo a la Legislatura. Quieren avalar un plan de 10 años, que reduzca 5 por ciento al año la afectación salarial en el total presupuestario de cada municipio. Hay comunas que gastan más de 100 por ciento de lo que reciben de provincia en salarios.
El gobierno neuquino fue a fondo este miércoles en la Legislatura con el tema municipal, al dejar en claro que pretende un plan de progresivo ajuste de las masas salariales en relación al presupuesto general, con un plazo de 10 años, en el que se reduzca la afectación de los salarios en el total hasta 5 por ciento por año.

Los diputados de la oposición que asistieron al encuentro –un plenario de dos comisiones- no se manifestaron en contra de esta idea, aunque prefirieron acentuar el enfoque de la cuestión en los ingresos, es decir, en el reparto de fondos que hace el Estado provincial, y en una inevitable reforma de la actual Ley de Coparticipación Municipal.

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, fue la voz cantante de la posición oficialista, al exponer con motivo de explicar los alcances de dos proyectos del Ejecutivo, relativos a la organización y administración de los municipios de segunda y tercera categoría, y de las comisiones de fomento.

Advirtió Bertoya que la planta de personal permanente en los municipios está sobrepasada y destacó la necesidad de fijar políticas de organización y administración que no impliquen despido de personal.

Bertoya explicó que los haberes destinados al personal de planta permanente no pueden superar el 30% de las rentas (igual obligación tendría el Estado provincial, y obviamente no se cumple) y planteó la necesidad de mejorar las recaudaciones municipales para equilibrar las cuentas.

"El Estado no puede ser la variable del empleo", dijo en la reunión convocada por las comisiones de Asuntos Municipales, Hacienda y Presupuesto; y Asuntos Constitucionales y Justicia.

El ministro reiteró que el Estado provincial cuenta actualmente con 48 mil empleados; los municipios con 15 mil agentes; y 20 mil personas reciben pagos de planes sociales. Especificó –con ineludible contundencia- que hay municipios que gastan hasta el 110% de la coparticipación provincial en sueldos y piden auxilio financiero a la provincia.

"No transformemos a los municipios en una herramienta inútil de meros administradores de recursos humanos", indicó al argumentar la necesidad de reemplazar la ley 53, que rige el funcionamiento de los municipios.

Aclaró que la función pública debería ser una vocación de servicio y agregó que en la actualidad se encuentra desvirtuada. Planteó un plazo de diez años para que los municipios organicen sus administraciones y corrijan hasta un 5% anual en el impacto de la masa salarial sobre el presupuesto.

Subrayó que el objetivo es construir ciudadanía y lograr mayor transparencia en la gestión. A la vez, destacó que las iniciativas incorporan como novedad el ingreso por concurso público y la posibilidad de recurrir a la instancia de juicio político en caso de incumplimiento por parte de los titulares de las comunas.

Comentá la nota