Neuquén cerrará el año con 400 millones de déficit.

Así lo estimó el propio gobernador Jorge Sapag, tras destacar el coyuntural acuerdo petrolero. Reconoció que no se arreglan problemas de fondo. Anticipó que en agosto se comenzará a extraer gas de arenas compactas, a razón de un millón de metros cúbicos por día. Criticó a quienes "ponen palos en la rueda".
El gobernador neuquino, Jorge Sapag, buscó este lunes pintar un panorama realista del actual momento de la provincia, al asegurar que a partir de agosto Neuquén comenzará a producir un millón de metros cúbicos de gas de arenas compactas (tight sand gas) que podrá vender a un precio de entre 4 y 5 dólares el millón de BTU; y que esta circunstancia junto a la "inyección" de dinero que hará el Estado nacional a las empresas mejorará las cuentas de la provincia, aunque "no permitirá solucionar todos los problemas".

Para ser exacto en ese punto de equilibrio, sostuvo que el año terminará para la provincia con un déficit en las cuentas públicas de "por lo menos" 400 millones de pesos. "Tenemos que gobernar con mucha prudencia porque los recursos son escasos", aseguró el mandatario, a poco de finalizar el acto petrolero del que participó junto al gobernador rionegrino Miguel Saiz, en la Vuelta de Obligado de la capital neuquina.

Lo que sigue es parte del diálogo del gobernador con los periodistas, reproducido por la oficina de prensa del gobierno:

-¿Para el segundo semestre del año la provincia va a verse afectada como en el primer semestre?

Esto es un alivio a la actividad y seguramente vamos a ver alguna regalía extra, pero no va a permitir solucionar todos los problemas de fondo que tenemos, que son muy serios. Este año va a terminar con por lo menos 400 millones de pesos déficit, así que tenemos que recomponer las finanzas públicas. Necesitamos mucha prudencia de todos los dirigentes sindicales y mucha prudencia en las decisiones de gobierno. Tenemos que gobernar con mucha prudencia porque los recursos son escasos.

La crisis mundial está en la Argentina instalada, todos los gobiernos provinciales tenemos problemas para juntar la plata para pagar los sueldos todos los meses y ustedes vieron con los aguinaldos que tuvimos que desdoblar el pago; en fin, no se puede hacer magia ni hay voluntarismos en la administración pública, los ingresos y egresos tienen que cuadrar y a la provincia no le cuadran. Este año, hemos pagado créditos de capital e intereses, más de 450 millones de pesos, y el año que viene otro tanto.

Entonces, cuidado con los que hablan desde el pasado con los que están sufriendo en el presente y que se aprovechan de la crisis. Hablo de dirigentes que hablan de la crisis, se montan en la crisis y dicen que el gobernador no tira del carro. Que se bajen a empujar la rueda. Algunos le pusieron palos antes y otros le quieren poner palos ahora. No es momento. Es momento de bajarse todos del carro y empujar la rueda que es la provincia del Neuquén.

-En esta convocatoria al diálogo que hace la presidenta Cristina Fernández, le toca el turno a los gobernadores en los próximos días, ¿usted va a ir con planteos en este sentido, económicos, financieros?

- Nosotros tenemos que insistir que el gas y el petróleo de Neuquén, sobre todo el gas, no se pueden regalar. Neuquén abastece el 51,5 por ciento del gas que consume la república y lo hace a valores muy bajos. Nosotros tenemos que seguir trabajando para que ese valor se equipare con valores internacionales poco a poco. Con el gas de arenas compactas, queremos el mismo precio que se paga a Bolivia y creo que lo vamos a conseguir. Y con respecto al petróleo, queremos que haya un precio justo. En relación a los demás temas que están en la agenda política, como gobernadores tenemos que trabajar mucho en la coparticipación federal y en las crisis que estamos sufriendo todas las provincias en este momento.

-Hay sectores que han cuestionado esta actitud del gobierno de convocar al diálogo, ¿usted como lo ve esto?

- Yo creo que el diálogo en la democracia es necesario, es bueno. Diálogo no significa que se solucionan los problemas, pero es mejor el diálogo que el monólogo o los oídos sordos. Yo siempre fui partidario del diálogo. Lo que pasa es que muchas veces se abre el diálogo, yo he abierto muchas veces el diálogo, y por abrir el diálogo a veces consideran que es debilidad. Que no se confunda apertura, democracia con debilidad, nosotros tenemos la obligación de gobernar con firmeza, con dedicación, sobre todo en tiempos de crisis, repito, una pandemia extraordinaria y aparte un problema muy serio de una crisis internacional sin precedentes.

-¿Van a realizar acciones en conjunto con el gobernador de Río Negro?

-Con los gobernadores trabajamos juntos en temas que son comunes. El tema del gas y petróleo es común a las provincias productoras, tenemos visiones distintas por ahí con algunos otros gobernadores pero básicamente se trata de defender el recurso natural, de mejorar la inversiones y de mejorar los valores de boca de pozo, sino mejora el valor de boca de pozo es imposible trabajar, por eso hay que actuar con mucha prudencia.

Aquellos que hoy están cuestionando el tema de las tarifas: ocho años las tarifas congeladas. Ahora, está bien, Nación cuando aumenta las tarifas lo hace para compensar valores del subsidio con el gas que se importa a Bolivia y en buques metaneros. Creo que allí tiene que buscar otra fuente de subsidios y parte de esos fondos hoy en este convenio los está aplicando a la exploración y a la explotación en las provincias productoras. Pero lo que no podemos permitir nosotros es que el gas se regale, y mucho menos a las familias de altos ingresos de la capital federal, del Gran Buenos Aires, de los barrios cerrados, de los clubes, familias que tienen piletas climatizadas en Córdoba, en Rosario, en Santa Fe.

Creo que tenemos que tener mucho cuidado y poner en valor nuestros recursos. El recurso se agota. Neuquén supo tener 20 años de reserva hacia adelante. Hoy tiene seis, siete, ocho años de reservas cubicadas. Hay que salir a cubicar más reservas, las tenemos, debajo de los yacimientos de Loma de la Lata o Agua Pichana hay gas en cantidad, pero está a 3200 metros de profundidad. Esto requiere inversiones. Cada pozo de estos cuesta siete millones de dólares. Tendría que tener un precio justo y eso es lo que reclamaban las empresas, precios justos para poder hacer inversiones y mantener las fuentes de trabajo.

Comentá la nota