Neuquén aliviaría sus finanzas si se coparticipara el impuesto al cheque

Recibiría el equivalente al medio aguinaldo para el personal público. El gravamen vence el 31 de diciembre. El nuevo Congreso decidirá su futuro.

Es la nueva discusión en ciernes tras la decisión nacional de repartir lo que se recauda por las retenciones a la soja.

Neuquén> Si el impuesto al cheque se coparticipara en su totalidad, la provincia de Neuquén recibiría unos 160 millones de pesos por año lo que le alcanzaría para pagar el medio aguinaldo a los empleados públicos, aunque la discusión sobre esta posibilidad se dará con el nuevo Congreso que asumirá en diciembre en forma contemporánea con la finalización de la vigencia de ese gravamen.

La Fundación Mediterránea a través del Instituto de Estudios de la Realidad Argentina y Latinoamericana, IERAL, echó luz sobre el impuesto a los débitos y créditos bancarios y su continuidad. Lo hizo en función de que la nueva realidad política en el país tras los comicios de junio último y los problemas fiscales que actualmente padecen los gobiernos provinciales está derivando hacia el debate y renegociación de la relación fiscal Nación-Provincias, específicamente en lo referido a la distribución de recursos a estas últimas. Aduce que algunos ítems presentan mayor probabilidad de cambio como es el caso de este impuesto cuya vigencia expira el 31 de diciembre de este año. Al respecto, sería bueno que no sólo se discuta la forma en que se distribuye entre los dos niveles de gobierno, sino también sobre la conveniencia de su presencia en el sistema tributario argentino a largo plazo, dice el estudio.

Si se toman los números del primer semestre de este año, la provincia de Neuquén recibió 24 millones de pesos, debido a que sólo se coparticipa el 30 por ciento del impuesto y de ese porcentaje se saca el 16 por ciento para la Administración Nacional de la Seguridad Social. Neuquén mantiene los aportes a la Anses pese a que es una de las pocas provincias que en la década del ‘90 no transfirió el peso fiscal de los jubilados a ese estamento nacional.

El IERAL estableció que en caso de que se coparticipara toda la recaudación del impuesto, Neuquén recibiría 82 millones de pesos en total, es decir un incremento del 233 por ciento del monto que recibe actualmente. En términos comparativos y en función de los datos que se han dado a conocer en forma oficial, la masa salarial total anual del gobierno neuquino es de 3.205 millones de pesos, de los cuales unos 1.400 millones de pesos están destinados al sector docente, 470 millones a los empleados de salud púbica y 370 millones al personal policial.

En términos teóricos, el instituto cordobés aduce que el impuesto al cheque es más distorsivo que Ingresos Brutos ya que discrimia según sea el medio de pago. A nivel minorista el empleo de efectivo es mayor.

Este impuesto nació el 24 de marzo de 2001 por la ley 25.413 con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2002 pero que rige hasta la actualidad a través de sucesivas prórrogas. Le ley establece una alícuota máxima del 6 por mil. En la estructura de financiamiento tributario argentinos el impuesto al cheque no es un impuesto de menor importancia, ya que equivale al 23% del producido por el IVA (principal impuesto) y su participación en el total de la recaudación nacional es del 7%.

Cambios en la coparticipación

Actualmente, el impuesto a los débitos y créditos bancarios (generalmente conocido como impuesto al cheque) se coparticipa parcialmente, sólo un 30% del total de su producido, mientras que el 70% restante se destina directamente al Tesoro Nacional.

El IERAL arriesga que si como consecuencia del "nuevo Congreso" se pasara a coparticipar "normalmente" el impuesto, el gobierno nacional, en su conjunto, cedería recursos en favor de las provincias. Tomando como base de cálculo lo recaudado por el impuesto en el primer semestre de 2009, la distribución hubiese sido de 3.405 millones de pesos más que los 1.459 millones que se distribuyen en la actualidad.

Los investigadores de la fundación indicaron que lo ideal sería eliminar el impuesto dado que si se coparticipara en su totalidad sería muy difícil, luego, porque habría muchos más beneficiados. Es lo que hizo el gobierno nacional al coparticipar parcialmente las retenciones a la soja con un esquema similar al aplicado con el cheque, sólo distribuye el 30 por ciento.

Comentá la nota