Netanyahu tiene dos semanas más para formar gobierno en Israel

El líder del partido derechista israelí Likud recibió ayer esa extensión para poder gestionar un gabinete de unidad que incluya a los laboristas, en lugar de una coalición reducida a los partidos de derecha
Netanyahu dijo a la prensa que él ya podría haber presentado un "buen" gobierno, pero ha decidido "hacer todo esfuerzo por establecer un gobierno de unidad", tal como prometió en los comicios parlamentarios del pasado 10 de febrero, en los que el Likud emergió como segunda fuerza política, por lo que había solicitado al presidente Shimon Peres la extensión del plazo.

El político de 59 años no puede gobernar en solitario, ya que dispone de 65 de los 120 escaños. La convención del Partido Laborista, de 1.460 miembros, decidirá el próximo martes en votación secreta si se asociará a una coalición de derecha.

Su líder, el actual ministro de Defensa Ehud Barak, está a favor de la iniciativa de Netanyahu, pero deberá convencer a una mayoría de 7 de los 13 legisladores laboristas que se opone a apoyar en el Parlamento un gobierno de la derecha. Una encuesta de radio Israel registró una mayoría de afiliados laboristas favorable a su integración al gobierno de Netanyahu.

Barak declaró al diario Maariv que a pesar de que Netanyahu no le había prometido nada, tenía la "impresión" de que su gobierno respetaría "todos los acuerdos firmados por gobiernos anteriores" para encaminar las negociaciones de paz con los palestinos.

Los laboristas no aceptan unirse a un gobierno que no comparta el criterio de considerar la paz con sus vecinos un "objetivo principal" de la política israelí, agregó Barak, pero a la vez señaló que podría ocurrir que estuviese "mucho más cerca de Netanyahu que de Livni".

Sobre la negativa de Netanyahu a comprometerse públicamente con el principio de "dos Estados para dos pueblos", tal como demandara Livni, dijo Barak que no creía en la necesidad de "esclavizarse a palabras".

"¿Qué es más importante, la declaración o el camino que tome el gobierno?", preguntó, señalando que los laboristas no se unieron en el gobierno al derechista Ariel Sharon en 2003 porque éste no se manifestaba a favor de evacuar el gran asentamiento de colonos israelíes de Netzarim en Gaza. "Finalmente, Sharon no sólo abandonó Netzarim, sino todos los asentamientos en Franja de Gaza."

En caso de una negativa laborista, Netanyahu formaría gobierno con una coalición integrada por seis partidos de signo nacionalista- conservador, ultraderechista, ultrarreligioso y afín a los colonos judíos. Hasta ahora sólo firmó un acuerdo de coalición con el partido ultranacionalista Israel Beitenu, cuyo controvertido líder Avigdor Liebermann asumiría el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Netanyahu busca también convencer al partido centrista Kadima, de la actual ministra de Relaciones Exteriores Tzipi Livni, para que se sume a la coalición, pero portavoces de esa agrupación señalaron que la ministra había tomado una "decisión estratégica" de no unirse al gobierno de la derecha.

Una coalición que incluya a los laboristas le permitiría a Netanyahu prescindir del aporte de los cuatro diputados del ultraderechista partido Unión Nacional y le reportaría una mejor imagen internacional.

Netanyahu fue primer ministro de Israel desde junio de 1996 hasta julio de 1999.

Comentá la nota