Netanyahu sigue sin poder formar gobierno en Israel

El primer ministro designado de Israel sufrió hoy otro revés en su intento por formar una amplia coalición de Gobierno, luego de que el centrista Partido Kadima de Tzipi Livni se negara nuevamente a ser su aliado
En un comunicado, los legisladores de Kadima "decidieron que no existen las condiciones para continuar con las negociaciones sobre una coalición".

Livni, actualmente ministra de Relaciones Exteriores, ya había rechazado una asociación política con Netanyahu, diciendo que él no está comprometido con el proceso de paz impulsado por los Estados Unidos para crear un estado palestino vecino de Israel.

Una segunda ronda de negociaciones para lograr una coalición entre el Kadima y el Likud, el partido de derecha que encabeza Netanyahu, terminó en desacuerdo el viernes y no se han programado nuevas conversaciones.

El presidente Shimon Peres le pidió a Netanyahu el 20 de febrero que formara un Gobierno después de que un bloque nacionalista, compuesto por los derechistas y por partidos religiosos, ganara la mayoría de los escaños en el Parlamento.

Pero un Gobierno de netamente de derecha podría situar a Netanyahu en el camino a una colisión con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien reafirmó el compromiso de Washington con el proceso de paz para la creación de un estado palestino.

Netanyahu quiere tomar contacto con los palestinos para centrarse en asuntos económicos y de seguridad, no territoriales, un concepto rechazado por los líderes en Cisjordania y la Franja de Gaza.

El líder derechista afirmó el lunes que no cederá en su deseo de liderar un Gobierno diverso. "Espero que estos esfuerzos lleven en última instancia a los frutos", declaró Netanyahu, y agregó que aunque la ley le da como plazo hasta el 3 de abril para formar la coalición en el poder, espera terminar antes con el trabajo.

"Es importante para Israel tener un fuerte, efectivo Gobierno lo antes posible", indicó Netanyahu, citando asuntos urgentes como las tensiones con el movimiento palestino Hamas en la Franja de Gaza, el programa nuclear de Irán y el aumento del desempleo.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, presidente del Partido Laborista de centroizquierda, no ha descartado unirse al centrista Likud, aunque expresó sus dudas respecto a que un acuerdo pueda funcionar.

"No sé si habrá más conversaciones con Netanyahu o dónde se llevarán (a cabo)", indicó Barak el lunes a los legisladores del Partido Laborista.

Comentá la nota