Netanyahu habló de un Estado Palestino, pero con "reservas"

Lo hizo por primera vez, pero dijo que para él es "problemático pronunciar" esa frase.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, duro opositor a la solución de "dos Estados para dos pueblos", y quien lograra el apoyo de la derecha, la ultraderecha y los ultrarreligiosos para formar gobierno apoyándose en estas posiciones, habló ayer por primera vez públicamente de un "Estado palestino", aunque expresó duras reservas al respecto.

"Claramente, debemos tener algunas reservas sobre un Estado palestino", declaró Netanyahu. "Esas cosas fueron claramente expresadas ante el presidente Barack Obama en Washington", agregó Netanyahu, en el informe del viaje a los EE.UU. que ofreció ayer a su gabinete.

A continuación, tratando de evitar una definición que lo complicara con su coalición de gobierno o por el contrario con la coalición internacional que pretende lograr contra el plan nuclear iraní, Netanyahu definió: "Cuando consigamos un acuerdo sustancial, lograremos un acuerdo sobre la terminología", añadió el jefe del gobierno, en un juego de palabras traducible como "Me es problemático pronunciar la palabra Estado, pero sobre los contenidos habremos de acordar".

Dos semanas atrás, en un programa satírico en la TV, un doble del presidente Shimon Peres trataba infructuosamte de convencer a un doble de Netanyahu, para que pronuncie el juego de palabras "Estado palestino" o "Dos Estados para dos pueblos". Y sin embargo, dos semanas después, Netanyahu dijo "Sí, pero".

En cuanto a un plan de acción, Netanyahu propone centrar los esfuerzos en el fortalecimiento de la economía de Cisjordania, mucho antes de iniciar negociaciones sobre el estatuto definitivo de los territorios palestinos. Esto es rechazado de antemano por los palestinos, que condicionaron el retorno a la mesa de conversaciones con Israel a que éstas sigan basándose sobre la fórmula de "Dos Estados para los dos pueblos", que es respaldada por la ONU, EE.UU., Rusia y la Unión Europea.

Netanyahu aseguró que no tenía pensado levantar nuevos asentamientos en Cisjordania, pero a la vez dijo que estaba dispuesto a permitir el crecimiento de las colonias ya existentes.

Netanyahu hizo estas declaraciones cuando el gobierno israelí se encuentra bajo fuerte presión internacional, principalmente de Estados Unidos, para que congele la colonización de Cisjordania ocupada. Al regresar de Washington, Netanyahu aseguró que había informado a Obama que estaba dispuesto a "abrir inmediatamente" negociaciones de paz con los palestinos.

Incluso dijo que planeaba una "solución" para que israelíes y palestinos vivan al lado unos de otros, aunque insistió en que cualquier solución "tenía que responder a los criterios de seguridad de Israel". EE.UU., Rusia, la ONU y la Unión Europea -el Cuarteto diplomático para Oriente Medio- promueve en su plan de paz (la Hoja de Ruta, aceptada por anteriores gobiernos de Israel) el fin de la colonización judía y la creación de un Estado palestino por etapas, algo que se conoce como la solución de "los dos Estados".

Además, la oficina del primer ministro se declaró "profundamente decepcionada" por el encuentro que mantuvieron la víspera en Damasco el canciller ruso, Serguei Lavrov y el jefe del Hamas en el exilio, Jaled Mechaal.

Lavrov se reunió con Mechaal la noche del sábado tras su llegada a la capital siria, informó un responsable del movimiento islamista palestino. Israel, EE.UU. y la Unión Europea (UE) consideran a Hamas como una organización terrorista.

Comentá la nota