Netanyahu cuestionó a Palestina y puso en duda su voluntad de paz

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, criticó el rechazo palestino a la oferta de Israel de congelar por diez meses los asentamientos en Cisjordania y dijo que el hecho "plantea dudas" sobre el compromiso palestino con la paz.
El premier dijo hoy en la sesión semanal de gabinete que el ofrecimiento de suspensión evidenciaba al mundo el compromiso de se país en la búsqueda de un acuerdo de paz con los palestinos y un esfuerzo por retomar las conversaciones interrumpidas hace un año.

El 25 de noviembre el premier ofreció congelar por diez meses la construcción de asentamientos en Cisjordania, oferta que fue rechazada de inmediato por La Autoridad Nacional Palestina (ANP), el grupo Al Fatah y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) que la consideraron unánimemente "insuficiente" para reencauzar las conversaciones de paz suspendidas.

El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, dijo que el ofrecimiento israelí "no ayuda a reanudar el proceso de paz", en un comunicado en el que pidió además que Estados Unidos "no se deje engañar por la propaganda" del primer ministro israelí.

Para Netanyahu, no obstante, la decisión "fue tomada porque satisface los intereses más amplios de Israel" y establece claramente "quién quiere la paz y quién actúa ahora como si se opusieran a la paz", según dijo.

Unos 300.000 colonos viven en Cisjordania, además de 180.000 israelíes judíos que viven en Jerusalén oriental, territorios fueron capturados por Israel en la guerra de 1967 y anexados poco después.

La oferta de Netanyahu, no obstante, generó también un fuerte rechazo entre los propios colonos en Cisjordania, cuyo clima de insubordinación obligó a los servicios de seguridad israelíes a reforzar la protección del premier, ante el endurecimiento de las protestas, según dijo la radio militar local.

La sesión de gabinete de hoy coincidió con los enfrentamientos en Cisjordania entre los colonos israelíes y los inspectores que tratan de hacer cumplir con el congelamiento ofrecido.

El ministro de Comercio e Industria, Benjamin Ben Eliezer, sostuvo a su vez que el clima creado entre los colonos en Cisjordania tras la decisión de "recuerda el de los meses precedentes al asesinato de Yitzhak Rabin", en noviembre de 1995.

"Si sucedió entonces puede repetirse ahora. Es necesario, en consecuencia, que midan sus palabras", dijo Ben Eliezer.

El movimiento de colonos convocó para el miércoles a una manifestación de protesta junto a la residencia de Netanyahu en Jerusalén.

El diario Maariv escribió hoy a su vez que el Shin Bet, el servicio de seguridad interno israelí, teme que en el clima de endurecimiento de críticas al gobierno "elementos marginales" entre los colonos puedan atacar directamente a Netanyahu.

En tanto, hoy dos vehículos y un edificio fueron incendiados en un pueblo palestino cerca de Nablus, en Cisjordania, al parecer por colonos que protestaban contra las órdenes de suspender las obras edilicias en sus colonias.

Durante la semana pasada, la oferta produjo fuertes críticas también al interior del propio gobierno israelí y algunos ministros reclamaron "nuevas consultas" en el seno del partido gobernante (el derechista Likud).

El viceprimer ministro Silvan Shalom calificó de "superficial" la medida aprobada por el gabinete de seguridad, y estimó que la misma no conducirá a una reanudación de las negociaciones de paz con los palestinos, que reclaman el fin de los asentamientos.

En tanto, en otro delicado frente entre palestinos e israelíes, el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) desmintió tajantemente hoy que un equipo de cuatro médicos franceses haya examinado al soldado israelí Gilad Shalit, retenido por las milicias afines al grupo islamista en 2006.

El noticia, divulgada la semana pasada, había provocado gran impacto en Israel.

La BBC en lengua árabe y el diario Al Hayat, informaron que los médicos ingresaron a la Franja de Gaza acompañados por representantes de la mediación alemana, mientras el padre de Shalit aseguró que desconoce esa información.

Comentá la nota