En la ONU, Netanyahu advirtió que Irán es "una amenaza al mundo entero"

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, blandió documentos de la era nazi sobre la exterminación de judíos ante las Naciones Unidas, refutando dramáticamente la negación del Holocausto hecha por el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad.
"Ayer, el hombre que llamó al Holocausto una mentira habló desde este podio", señaló Netanyahu en un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

"A aquellos que rehusaron venir y a aquellos que se fueron a modo de protesta, los elogio", agregó.

"Pero a aquellos que le dieron a este negador del Holocausto una audiencia, digo en representación de mi pueblo, el pueblo judío, y de gente decente en todas partes: ¿No tienen vergüenza? ¿No tienen decencia?", apuntó.

Netanyahu mantuvo en alto dos documentos: una copia de las minutas de la Conferencia de Wansee, en la que los funcionarios nazis planearon la "Solución Final" que llevó a la matanza de seis millones de judíos, y los planos originales de los campos de muerte de Auschwitz-Birkenau.

Netanyahu recibió los planos, descubiertos el año pasado, durante una visita a Alemania en agosto.

"Contienen una firma hecha por Heinrich Himmler, el mismísimo delegado de Hitler. ¿Son estos planes del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau donde un millón de judíos fueron asesinados (..) una mentira también?".

"¿Y qué de los sobrevivientes cuyos brazos aún cargan los números tatuados marcados en ellos por los nazis? ¿Son esos tatuajes una mentira también?", preguntó.

Además, el líder israelí acusó al gobierno iraní de "amenazar no sólo a los judíos sino al mundo entero".

En su discurso del miércoles, Ahmadinejad acusó a Israel de "políticas inhumanas" en los territorios palestinos y sugirió que los judíos dominaban los asuntos políticos y económicos mundiales.

Netanyahu llamó los comentarios del líder iraní un "ataque sistemático a la verdad" y lo acusó de "vomitar (...) comentarios anti-semitas".

Varias delegaciones, incluida la de Estados Unidos, abandonaron el salón durante las declaraciones de Ahmadinejad respecto a Israel. El salón quedó casi a la mitad de su capacidad durante la intervención, que recogió pocas reacciones de los delegados.

Ahmadinejad pidió la destrucción de Israel. Por su parte, Israel llamó a sanciones internacionales más fuertes contra el programa nuclear de Irán, que las naciones occidentales creen está destinado a construir una bomba atómica.

Comentá la nota